Prácticas que pueden impactar tu memoria de forma negativa o positiva

images (17)De acuerdo con el especialista, Majid Fotuhi, fundador y director médico de NeurExpand Brain Center, en Luterville, la memoria puede ser potenciada con intervenciones simples, pero muy efectivas.

El también coautor de «The Memory Cure», compartió en el sitio especializado Health.com 11 cosas y/o hábitos que inesperadamente pueden impactar en tu memoria en algunos casos de forma negativa o positiva:

1.- Falta de sueño.

Las personas con privación del sueño no sólo sufren de deterioro de la memoria, sino también de fatiga diurna, disminución de la atención, y reducción del tiempo de reacción.

Mientras que una parte del cerebro toma una siesta cuando dormimos, áreas más profundas involucradas con la memoria y la respuesta emocional se vuelven relativamente más activas” explica el doctor Allen Towfigh, director médico de New York Neurology & Sleep Medicine.

La recomendación estándar de ocho horas de sueño cada noche no necesariamente funciona para todos. Si te despiertas cansado o te quedas dormido durante el día, entonces puedes necesitar más horas de sueño, dice el Dr. Towfigh.

2.- Tener una tiroides disfuncional.

Cuando la tiroides está fuera de control, puedes sentir demasiado calor, demasiado frío, ansiedad o depresión, y tu memoria también puede verse afectada.

Aunque la tiroides no tiene un papel específico en el cerebro, la pérdida de memoria es algo que una persona nota cuando esta deja de funcionar con normalidad”, detalla el doctor Fotuhi.

La tiroides es una glándula en forma de mariposa que se encuentra delante de la tráquea, y se encarga de casi todos los procesos metabólicos del cuerpo.

El especialista detalla que las personas con niveles altos o bajos de tiroides pueden tener dificultades con la memoria y la concentración.

Ante esto es recomendable pedir  a tu  médico que realice un examen simple de tiroides para determinar si es la culpable de tus problemas de memoria.

3.- Sofocarte constantemente.

“Cuantos más sofocos experimente una mujer durante la menopausia, peor será su capacidad de recordar historias y nombres”, explica el doctor Fotuhi.

Otros síntomas relacionados con la menopausia que contribuyen a la pérdida de la memoria incluyen el insomnio y la apnea del sueño.

4.- Consumo de ciertos medicamentos.

Muchos medicamentos comunes recetados pueden hacerte sentir olvidadizo.

Medicina para trastornos de ansiedad como Xanax, Valium, Ativan (benzodiacepinas) ponen un freno a la parte del cerebro que mueve los eventos desde la memoria a corto plazo hacia la memoria a largo plazo.

También los antidepresivos tricíclicos tienen un efecto similar.

El especialista explicó que medicinas para el corazón, incluyendo las estatinas y beta bloqueadores también han sido relacionados con problemas de memoria, al igual que los analgésicos narcóticos, fármacos para la incontinencia, las ayudas del sueño, e incluso los antihistamínicos como Benadryl.

5.- Ansiedad, depresión y estrés

Períodos prolongados de estrés todos los días aumentan los niveles de cortisol en el cerebro, lo que hace que nuestras células cerebrales pierdan sinapsis (puentes que conectan unas con otras), esto hace más difícil crear y recuperar recuerdos, y esto es debido a que el estrés cotidiano contrae nuestro cerebro.

Aunque todavía no se conoce la relación exacta, el doctor Towfigh explica que existen evidencias de que la depresión y la ansiedad alteran los circuitos neuronales involucrados en el desarrollo y recuperación de recuerdos.

“La severidad de la pérdida de memoria a menudo refleja la severidad del trastorno del ánimo – una depresión severa produce igualmente una severa pérdida de memoria”, dice el médico.

La buena noticia es que a medida que el estado de ánimo del individuo mejora, a menudo también lo hace la memoria.

6.- Fumar.

“Fumar daña el cerebro alterando su suministro de sangre», explica el doctor Towfigh.

Una investigación publicada en Archives of General Psychiatry reunió datos obtenidos de más de 7,000 hombres y mujeres, y encontró un declive más acelerado de las funciones mentales con el paso del tiempo (incluyendo la memoria junto con el habla y otras funciones cerebrales) de los fumadores comparados con quienes nunca fumaron.

En tanto, el tabaquismo promueve la acumulación de proteínas anormales que deterioran la capacidad del cerebro para procesar y transmitir información.

7.- Alimentación alta en grasas.

Un estudio reveló que ratones adolescentes tenía habilidades de aprendizaje y memoria más pobres después de ser alimentados con una dieta alta en grasas durante ocho semanas, mientras que otro estudio en ratas de mediana edad encontró que el hipocampo (la parte del cerebro responsable de la memoria a corto plazo) puede ser particularmente vulnerable a los efectos de las dietas altas en grasa.Estudios vinculan la obesidad infantil con una capacidad de atención reducida y la disminución de la concentración y el enfoque.

8.- Gérmenes.

En un estudio de 2013,  investigadores encontraron que las personas expuestas a muchos gérmenes, como el herpes simplex tipo 1 (el virus del herpes labial), durante su vida eran más propensas a tener problemas de memoria que las personas expuestas a menos gérmenes.

Entre los más de 1,600 participantes en el estudio, los que presentaron una mayor “carga infecciosa” tuvieron un aumento del 25% en el riesgo de una baja puntuación en una prueba cognitiva.

Aunque no existe una vacuna para el virus del herpes labial, la vacunación infantil contra otros virus podría ayudar a prevenir problemas en el futuro, sugieren los investigadores.

Además, el ejercicio regular puede ayudar también. Los médicos piensan que infecciones repetidas pueden dañar los vasos sanguíneos, ya que una alta carga infecciosa está también vinculada a un mayor riesgo de accidentes cerebrovasculares y ataques cardíacos.

9.- Deficiencia en vitamina B12.

Los vegetarianos y los veganos se encuentran en un riesgo mayor de ser deficientes en vitamina B12, encargada de mantener sanas las células nerviosas y sanguíneas, además de ayudar a hacer el ADN. Esto se debe a que B12 se encuentra naturalmente sólo en alimentos de origen animal: mariscos, carnes, aves, huevos y productos lácteos.

Las mujeres embarazadas, adultos mayores y cualquier persona con anemia perniciosa o trastornos gastrointestinales, como la enfermedad celíaca y la enfermedad de Crohn, pueden necesitar suplementos.

Además de fatiga, pérdida de apetito, estreñimiento, y pérdida de peso, una deficiencia de vitamina B12 también puede conducir a problemas de memoria.

Si crees que la dieta sin carne puede estar afectando tu memoria, el médico puede darte un análisis de sangre que determina si deberías tomar un suplemento de vitamina B12.

Efectos positivos

10.- Beber té verde

Dentro de las cosas que pueden impactar de manera positiva a la memoria, se encontró que los químicos contenidos en el té verde podrían ayudar a su mejoramiento, según un estudio de la Universidad de Basilea.

El doctor Fotuhi explica que varios compuestos, EGCG y L-teanina, en el té verde incrementan la neurogénesis (crecimiento de nuevas células cerebrales) en el hipocampo, la parte del cerebro utilizada para la memoria a corto plazo y para aprender cosas nuevas.

Aunque la cantidad de té verde todavía no ha sido determinada, el especialista recomienda combinarlo con otros hábitos saludables para lograr mayores beneficios en tu memoria.

11.- Hacer ejercicio.

Sesiones regulares de ejercicio también pueden ayudar a mantener la memoria afilada.

El ejercicio físico mejora el estado de ánimo y el sueño y, al hacerlo, mejora invariablemente la cognición y la memoria” asegura el doctor Towfigh.