Que son y para qué sirven la Glucosamina y la Condroitina

Esta nota cuenta con el respaldo científico de: MAYO CLINIC-EE.UU

La glucosamina y la condroitina son compuestos naturales encontrados en el cartílago- el tejido resistente que amortigua las articulaciones.  Se usan para tratar la osteoartritis, una afección dolorosa causada por la inflamación, ruptura y pérdida eventual del cartílago.  Desde finales de la década de 1990, las ventas de estos productos han aumentado explosivamente, alcanzando cerca de $1.000 millones USD al año.

Los suplementos de glucosamina se hacen de esqueletos de mariscos (chitina).  Hay numerosas formas de glucosamina.  La forma que se considera más adecuada para la reparación del cartílago es el sulfato de glucosamina.  Los suplementos de condroitina se hacen de cartílago de vaca y de tiburón, así como de otras fuentes.

Los dos componentes a menudo se administran en combinación para tratar la osteoartritis. (Algunas veces, el elemento traza manganeso se incluye también).  No está claro si esta combinación funciona mejor que cada compuesto por separado.

POSTURA DE MAYO CLINIC

La glucosamina y la condroitina se han vuelto extremadamente populares en el tratamiento de la osteoartritis. Parecen ser seguras y producen menos efectos secundarios adversos que ciertos medicamentos como los AINE.  Pero ¿ qué tan efectivos son para tratar la artritis? Muchos estudios anteriores dieron resultados muy prometedores.  Sin embargo los resultados de un estudio muy grande patrocinado por el NIH fueron en su mayoría negativos.  Los únicos individuos que parecieron recibir algún beneficio fueron aquellos con síntomas muy intensos.

Mientras que los estudios pueden ser conflictivos, los efectos colaterales de los suplementos son menores y espaciados. Hasta ahora, ningún otro suplemento ha mostrado se promisorio en aumentar el cartílago.  Incluso es posible que la glucosamina y la condroitina puedan ayudar.  Por lo tanto, vale la pena intentar.

LO QUE DICE LA INVESTIGACIÓN

Los resultados de más de 30 estudios han producido resultados mixtos, por lo que los investigadores no son capacees de concluir si la glucosamina y la condroitina mejoran el dolor y función en personas con osteoartritis en la rodilla.  Sin embargo, ha mostrado beneficios para  osteoartritis en otras articulaciones.  El algunos casos parece reducir el dolor articular y la sensibilidad de una manera tan eficaz como los medicamentos convencionales, y disminuir la progresión de la enfermedad.  Es incierto si las personas que toman glucosamina y condroitina por períodos largos tienen menos daño articular en comparación con aquellos que toman una pastilla inactiva (placebo) y requiere estudio adicional.

Los National Institutes of Health (NIH) Patrocinaron un estudio de cuatro años en el cual se usaron glucosamine y condroitina para tratar a personas con osteoartritis de la rodilla.  En 2005, se publicaron resultados preliminares  del estudio, los cuales sugirieron que  – cuando se administraron de manea independiente o en combinación – la glucosamina y la condroitina generalmente no fueron más efectivos que el placebo para tratar el dolor.  El estudio también encontró que el medicamento de prescripción utilizado para hacer la comparación fue más efectivo que el placebo en el alivio del dolor.

Mientras tanto, un estudio conducido en Europa concluyó que la glucosamina fue más eficaz que el acetaminofén para reducir el dolor articular debido a la osteoartritis.

La glucosamina y la condroitina no han sido bien estudiadas para el tratamiento de la artritis reumatoide.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.