Ratifican que las mascotas pueden infectarse por SARS-CoV-2 y sufrir problemas cardíacos

Un estudio informa de los primeros casos de gatos y perros afectados por la variante Alfa de la Covid-19

Después de convivir con la Covid-19 durante casi dos años, sigue habiendo dudas que resultan desconcertantes para la mayoría de la población, como el posible temor a que las mascotas puedan contagiarse y propagar la enfermedad.

Ahora, un nuevo estudio publicado en la revista «Veterinary Record» ha revelado que los perros y los gatos pueden infectarse con la variante Alfa del SARS-CoV-2, que se detectó por primera vez en el sureste de Inglaterra y que se conoce comúnmente como la variante de Reino Unido o B.1.1.7.

El estudio describe la primera identificación de la variante Alfa del SARS-CoV-2 en animales domésticos: dos gatos y un perro dieron positivo en la PCR, mientras que otros dos gatos y un perro mostraron anticuerpos entre dos y seis semanas después de haber desarrollado signos de enfermedad cardíaca.

Muchos de los propietarios de estas mascotas habían desarrollado síntomas respiratorios varias semanas antes de que sus mascotas enfermaran y también habían dado positivo en Covid-19. Tal y como se confirma en esta publiación, todas estas mascotas presentaron un inicio agudo de la enfermedad cardíaca, incluida una miocarditis grave (inflamación del músculo cardíaco). «Nuestro estudio informa de los primeros casos de gatos y perros afectados por la variante Alfa de la Covid-19 y pone de relieve, más que nunca, el riesgo de que los animales de compañía puedan infectarse con el SARS-CoV-2», explica el autor principal de esta investigación, Luca Ferasin, del Centro de Referencia Veterinaria Ralph en Reino Unido.

Pero eso no es todo, ya que en una ampliación de su investigación, los expertos aseguran que las mascotas domésticas no solo pueden contagiarse, sino que además desarrollan problemas graves relacionados con la Cardiología como consecuencia de la afección del SARS-CoV-2: «También informamos de las manifestaciones clínicas atípicas caracterizadas por graves anomalías cardíacas, que es una complicación bien conocida en las personas afectadas por la Covid-19 pero que nunca se había descrito en los animales de compañía. Sin embargo, la infección por Covid-19 en los animales de compañía sigue siendo una afección relativamente rara y, según nuestras observaciones, parece que la transmisión se produce de los seres humanos a los animales de compañía, y no a la inversa», advierten los expertos.