Razones por las que los hombres deben realizar los ejercicios de Kegel

Comúnmente se piensa que los famosos ejercicios de Kegel son exclusivamente para las mujeres, ya que estos les ayudan a recuperarse rápidamente tras un parto y para fortalecer el suelo pélvico, lo cual es un error, ya que está comprobado que también dejan grandes beneficios en los hombres que los practican.

Los caballeros también poseen musculatura pélvica, por lo que también les serían muy útiles; sin embargo, también ayudan mejorar determinadas cuestiones de salud, así como de la vida sexual, ya que está comprobado que tienen un impacto positivo en aquellos que sufren de incontinencia urinaria, y sobre todo, les permite tener mejor control de las eyaculaciones.

Para hacerlos de forma efectiva, lo primero que deben de hacer los hombres es identificar el músculo pubocoxígeo. Tan solo basta con mantener el pene erecto e intentar moverlo sin tocarlo, de arriba hacia abajo. Justo el músculo que se flexiona durante este movimiento es el músculo que buscamos.

Tipos de ejercicios de Kegel para hombres

Flexión y contracción del músculo pubocoxígeo. Repite unas 10 veces y se logra mediante la flexión del pene. Se recomienda hacerlo en la mañana o antes de dormir.

Contracciones y relajaciones rápidas. Lo ideal es hacer unas 30 repeticiones lentas.

Masturbación. Mediante esta lograrás retardar la eyaculación. Lo que hay que hacer es tratar de alcanzar la erección y el máximo grado de excitación sin culminar, por lo que hay que interrumpir la acción y controlar las sensaciones de forma mental. Lo ideal el practicarlo por media hora.

Kegel inverso. Es una actividad similar a la de defecar. Deben contraer el suelo pélvico y posteriormente, detener la contracción e intentar relajar el pubocoxígeo. En lugar de presionar hacia dentro, hay que hacerlo para afuera.

Otros beneficios de los ejercicios de Kegel en los hombres

– Mayor grado de autoconocimiento

– Aumento del bienestar físico y emocional

– Erecciones más placenteras

– Mayor control sobre la eyaculación

– Control sobre la micción