Realidades y mitos de la carne de cerdo

descarga (1)Por muchos años la carne de cerdo fue considerada como un alimento malo para la salud, con mucha grasa y no recomendado para un plan de alimentación saludable.

Estas creencias se deben a que hace aproximadamente unos 35 años el cerdo era utilizado mayormente como proveedor de grasa para uso en la cocina y la producción de jabones. Sin embargo, poco a poco su carne comenzó a ser usada para consumo humano; de esta manera los ganaderos fueron mejorando la crianza, la alimentación y los sistemas productivos, logrando que en la actualidad su aporte nutrimental sea más carne que grasa.

Mitos y realidades

El primer mito sobre la carne de cerdo es que tiene mucha grasa, lo cual es falso, ya que 5% de la grasa que contiene el cerdo se retira durante el proceso de corte, y la que queda 70% es poliinsaturada, es decir, grasa buena, y sólo el 30% es saturada.

La grasa poliinsaturada o también llamada «buena», ayuda a bajar los niveles de colesterol en la sangre, disminuye los factores que favorecen la ateroesclerosis o la acumulación de grasa dentro de las arterias y ayuda a restar el riesgo de obesidad. Por otro lado, la cantidad de colesterol en el cerdo es igual o menor que en otras carnes.

Otro mito es que no nutre, sólo engorda. Esto también es falso, ya que además de la proteína la carne de cerdo es rica en vitaminas B1 y B3, necesarias para el funcionamiento del corazón y del sistema nervioso. Sus dosis de fósforo hace que se fortalezcan los huesos y les da energía a las células, y también, gracias a su aporte de potasio es ideal para personas que sufren hipertensión arterial.

Por último, se dice que la carne de cerdo transmite enfermedades. Sin duda, uno de los mitos más mencionados por nuestros abuelos, pues se creía que el puerco transmitía enfermedades mortales como la cisticercosis, pero no es verdad. Aunque por muchos años se pensó que la carne de cerdo era la culpable de transmitir cisticercosis, los expertos mencionan que la cisticercosis no se da por comer carne de cerdo mal cocida, sino que es resultado de infecciones externas o autoinfección.

Actualmente, las unidades de producción porcina o los animales destinados para consumo humano dependen de programas de control de calidad que garantizan que el consumo de la carne sea totalmente seguro.