Revelar nuevas cosas sobre la gotas para los ojos que podrían reemplazar a las gafas para leer

Es muy molesto: las letras se vuelven cada vez más pequeñas y menos claras. Hasta ahora solo ayudaba los anteojos de lectura. La alternativa podrían ser gotas para los ojos. En Estados Unidos ya han sido aprobadas.

Cuando somos jóvenes, los ojos sanos son capaces de ajustarse fácilmente a diferentes distancias. Si nuestras pupilas se encogen, la profundidad de campo se amplía. Sin embargo, esta capacidad de contracción de nuestras pupilas disminuye con el paso de los años. Al igual que todos nuestros órganos, nuestras lentes oculares naturales envejecen. Forman parte de nuestro sistema óptico. Son elásticas y pueden ajustarse a diferentes distancias. Sin embargo, a partir de los 40 años, pierden elasticidad y con ella la capacidad de cambiar el foco de cerca de lejos y viceversa.

Para la mayoría de las personas, se hace difícil percibir con nitidez los objetos que están dentro de la distancia habitual de lectura, un signo típico de presbicia, literalmente, «ojo anciano», también denominada vista cansada.

Gotas para los ojos en lugar de gafas

La solución son las gafas de lectura. Pero ahora hay una alternativa. «Vuity» es el nombre de las gotas para los ojos que supuestamente hacen innecesarias las gafas de lectura. La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) ha aprobado el fármaco para el tratamiento de la presbicia. El fármaco podría facilitar la vida de las personas que solo ven textos borrosos sin gafas.

Se debe poner una gota en cada ojo una vez al día. Las gotas hacen efecto en 15 minutos. El efecto dura entre seis y diez horas, es decir, gran parte del día. Si las gotas demuestran su eficacia en la vida diaria, las gafas de lectura podrían convertirse en algo del pasado, al menos durante una gran parte del día y solo durante un cierto periodo de la vida.

Los estudios han demostrado que las gotas funcionan especialmente bien en personas de entre 40 y 55 años. Después, las gafas de lectura suelen volver a estar a la orden del día.

Sin embargo, el principio activo pilocarpina no es del todo nuevo. En las gotas de ojos Vuity, se utiliza como clorhidrato de pilocarpina. La pilocarpina es conocida en la oftalmología desde 1875. Durante mucho tiempo, se utilizó para tratar el glaucoma, una enfermedad asociada al aumento de la presión intraocular.

Las gotas para la lectura no están exentas de efectos secundarios

Las gotas cuestan unos 70 euros. Duran un periodo de tratamiento de 30 días. Las gotas para los ojos contra la presbicia pueden ser una forma de deshacerse de las poco queridas gafas de lectura en los países ricos. Sin embargo, para las personas en países más pobres, no son una alternativa ya solo por razones de costo.

Sin embargo, el precio no es el único aspecto negativo. También se ha demostrado que las gotas tienen efectos secundarios que ya se conocían del principio activo. Algunos participantes en el estudio se quejaron del enrojecimiento de los ojos y dolores de cabeza, otros tenían dificultades para cambiar rápidamente su enfoque entre lejos y cerca y viceversa. ¿Así que tal vez tengamos que volver a las gafas de lectura después de todo?

Las gafas de lectura son de probada eficacia

Las gafas de lectura son eficientes, pero también más engorrosas que simplemente poner dos gotas en cada ojo por la mañana y luego poder volver a ver con nitidez y leer textos sin problemas. Si quiere cambiar el enfoque de cerca a lejos, puedes quitarse las gafas completamente o colocarlas en la punta de la nariz. Pero deben estar siempre al alcance de la mano para no tener que pasar horas buscando.

Las gafas de lectura también tienen una impresionante y larga tradición. Esta ayuda ya existía en el siglo XIII. Por supuesto, en aquella época aún no existían las gafas de diseño, tan caras y lujosas. Pero también ayudaban.