¿Sabes que es el estilo minimalista?

maria-seisPara quienes aman los espacios donde fluye la luz naturalmente y nada se interpone, la máxima de la decoración minimalista es que “menos es más” y con esto se refiere a reducir a la esencia de las cosas.

Por: María Noel De Maio, interiorista

Siguiendo esta lógica, las habitaciones con estilo minimalista se caracterizan por un tipo de decoración que sigue los principios característicos de una tendencia arquitectónica que destaca por su sencillez y simplicidad. Colores neutros y puros, líneas geométricas simples, austeridad de elementos decorativos… son algunos de los factores que definen al minimalismo.

Lo principal para conseguir un estilo minimalista es ceñirse a la funcionalidad de los muebles y objetos que se utilizan, elegir líneas puras y rectas, colores neutros…

Todo aquí te dará sensación de armonía, claridad, pulcritud, fluidez.

El blanco es el color característico de la decoración minimalista, el negro y el gris en todas sus tonalidades son compañeros ideales para lograr este efecto pulcro.

Puedes jugar con un color vibrante que contraste para crear efectos visuales ya sea en el color de la pintura o de los complementos, como el rojo, el amarillo o el turquesa pero sólo en algunos detalles, como almohadones, pocos adornos, una alfombra o definir un sector de la habitación pintando una pared.

Los toques de color en las paredes, en los accesorios decorativos, a través de los muebles o incluso en las puertas pueden dar un gran impulso al diseño de la habitación minimalista, sea la sala, el dormitorio, la cocina o el baño. Ten cuidado de no caer en excesos, debemos cuidar y mantener una correcta dosificación del color.

Evita los muebles grandes y abultados de forma masiva que encogen el salón; la elección de muebles más ligeros y aerodinámicos con aspecto liviano y ligero podrán liberar el volumen y por lo tanto, el efecto visual.

No olvides: luz, luz y luz, si es natural mejor, y para complementar accesorios cromados, livianos, luz indirecta.

Ampliar el espacio real es una clave así que si el presupuesto y las características de tu casa lo permiten, anular tabiques te proporcionará amplitud y aumentará la luminosidad total; abrir la cocina al salón, quitar los inútiles pasillos que solo restan metros y apostar por salas de estar diáfanas, puede ser un gran acierto.

Los materiales que recomendamos:

– Textiles lisos, con textura simple.

– Metales y cromados.

– Madera laqueada en tonos oscuros.

– Pisos de madera completamente pulidos, porcelanatos en gran formato o cemento alisado.

Recuerda que en el estilo minimalista todo fluye, es liviano, es sobrio y da sensación de orden y calma…menos es más. Es decir, la elegancia de esta decoración se basa, precisamente, en mostrar espacios casi desnudos, con pocos muebles, pocos colores y pocos elementos decorativos.