¿Conoces que es una persona asexual?

no-te-gusta-el-sexo-quiza-seas-asexualHay personas, hombres y mujeres, a quienes directamente no les gusta hacer el amor. Y luego de descartar un posible trauma, llegan a la conclusión de que esto se debe a que son asexuales.

¿Qué es la asexualidad?

La asexualidad, que se define como la ausencia de atracción sexual, no es nada nuevo. El problema es que, al igual que la homosexualidad, ha sido un tema tabú a lo largo de la historia. En otras épocas, haberse definido como una persona asexual habría sido considerado como una aberración en lugar de una variación natural del ser humano.

Por suerte esto está cambiando, y más personas se están identificando abiertamente como asexuales, desde el artista Edward Gorey (fallecido) hasta el crítico de moda Tim Gunn.

Los estudios sugieren que aproximadamente el 1% de la población del mundo se identifica como asexual, lo que significa que un gran número de personas no experimentan atracción sexual, sino que disfrutan las relaciones amorosas de otras maneras. Algunos asexuales son románticos y están interesados en las relaciones íntimas (sin sexo), mientras que otros son de naturaleza más solitaria y no están interesados en relacionarse íntimamente con nadie.

La complejidad de la asexualidad sigue siendo poco estudiada, aunque se espera que esto cambie en los próximos años, en la medida en que se vuelva más ampliamente reconocida como una orientación sexual por derecho propio.

Por ejemplo, hace algunos años no se sabía nada acerca de la asexualidad, excepto cuando se hablaba en las clases de ciencias sobre algunas plantas y animales. Hoy en día, y en una sociedad más abierta, más personas se animan a expresar sus verdaderos sentimientos e inclinaciones.

Una orientación sexual válida

Lo más importante, y que es lo que destacan muchas personas que se han definido como asexuales, es entender que no son anormales, sino que es una orientación sexual real y válida. Para estas personas, identificarse como asexuales les ayudó a sentirse más cómodas en su propia identidad, así como poder hablar de ello abiertamente.

La clave es que las personas asexuales no sienten que la falta de deseo sexual sea un problema para ellas. Suelen valorar otras cosas en sus relaciones, como el compartir intereses y actividades con otra persona.

Y no debe confundirse la asexualidad con amor platónico o amistad; pueden sentir amor romántico por alguien, y aun así no sentir deseo sexual por esa persona. Hasta pueden llegar a tener un matrimonio o un noviazgo en el cual el sexo juegue un papel mínimo o directamente no exista.

Por supuesto, ser asexual tampoco debe confundirse con una disminución de la libido. Como cualquier orientación sexual, requiere de observarnos a nosotras mismas y conocernos lo suficiente como para saber qué nos gusta y qué no, qué es pasajero y qué forma parte de nuestra esencia.