Saxo Bank presenta sus previsiones económicas para 2009

0189806b.jpgSaxo Bank, banco de inversión internacional especialista en inversión y trading online, presentó su informe anual “Perspectivas para 2009 – Panorama sombrío en un Annus Horribilis”. El informe refleja las principales previsiones del banco danés para este año.

Saxo Bank destaca en sus “Perspectivas para 2009” que las premisas para las previsiones anuales 2009 son el desapalancamiento y la importante contracción de la actividad económica. El boom de 2003-2007 fue un espejismo, basado en tipos de interés artificialmente bajos. Los grandes excesos –la ratio deuda/PIB es ahora el doble en comparación con 1929 y apuntará más bajo en dos o tres décadas– han conducido a la burbuja crediticia a su extremo. Así, la deuda hoy es tan grande que los costes derivados de su amortización están desplazando el consumo necesario para mantener las inversiones.

Guillermo Galey Arco, responsable de clientes institucionales para España y Latinoamérica, comentó en la presentación: “El sistema financiero global ha iniciado una nueva vía de cara a la normalización de los mercados de crédito”. Galey afirmó que “la financiación de la deuda en las últimas décadas se puede calificar de cualquier cosa menos de normal y se producirán cambios importantes en la percepción de apalancamiento y deuda. Los mercados financieros tendrán que ajustarse a un nuevo paradigma en virtud del cual el apalancamiento será visto más como un elemento peligroso que como un instrumento para mejorar los beneficios. El crecimiento será negativo en todos los órdenes, llámese beneficio, PIB real, ingresos o empleo. En pocas palabras, por mucho que estemos deseando equivocarnos, el 2009 será un Annus Horribilis.”

Se está produciendo un cambio cultural en la manera de percibir los asuntos económicos. Las empresas tendrán que incrementar sus recursos propios y predominará el crecimiento interno frente al crecimiento financiado con deuda. La rentabilidad por dividendo pasará a ser un nuevo e importante indicador de la solidez del flujo de efectivo de las empresas. Se producirá un cambio cultural y pasaremos del “no pagamos dividendo porque creemos demasiado en nuestro propio negocio” a “vamos a pagar un dividendo porque nuestro flujo de caja lo permite”.

En opinión de Saxo Bank, el crecimiento per cápita del PIB global llegará a -1% o peor. En cuanto a las perspectivas de crecimiento, al igual que ocurrió entre 1992 y 1993, es muy probable que veamos dos o tres años con una actividad económica cada vez menor.

Creemos que la mayoría de los países del mundo entrarán en recesión en 2009. Dado que la raíz de la crisis actual es la financiación, serán, especialmente, los países con grandes déficits por cuenta corriente los que tendrán problemas financieros y pasarán a convertirse en posibles candidatos a suspender pagos en 2009. En particular, habrá que vigilar a los países bálticos y de Europa oriental, donde prevemos que la recesión será importante y profunda, pero también a aquellos países cuyas economías dependen de los ingresos del petróleo, como Rusia, Venezuela e Irán, los cuales serán altamente vulnerables.
¿Deflación o inflación? En estos momentos no hay ningún tipo de límites para el crecimiento de la masa monetaria. En Estados Unidos la masa monetaria M1 ya se ha disparado en un asombroso 10% después de haberse mantenido virtualmente plana durante cuatro años. En todo el planeta, los bancos centrales harán lo mismo: imprimir y gastar dinero. En nuestra opinión, en 2009 estaremos en deflación, si bien estas aportaciones masivas de dinero evitarán que los precios caigan a largo plazo y dejarán paso a la inflación en 2010.

Riesgo frente a seguridad: Los márgenes subirán sólo en los países más desarrollados, con derechos de propiedad asegurados y un estatuto de refugio seguro. Otros países emergentes o con unos déficits por cuenta corriente insostenibles no tendrán la posibilidad de recortar los tipos de interés a partir de ahora. De hecho, es incluso probable que las economías emergentes tengan que subir los tipos de interés para atraer capitales o, simplemente, para evitar salidas del sistema. Dicho de otro modo, a pesar de que las primas de riesgo han alcanzado ya unos niveles históricos, a partir de ahora las veremos subir todavía más. Y también continuarán aumentando los diferenciales entre los bonos corporativos y soberanos, entre mercados emergentes y el G10, entre renta fija a largo y a corto plazo, y entre AAA y basura.

En renta fija, cobran fuerza unas tremendas presiones deflacionistas. Los bancos centrales procederán, sin duda, a imprimir dinero como nunca antes, pero, aún así, no creemos que puedan superar las presiones deflacionistas en 2009. En general, suelen transcurrir unos 9 meses desde que se introducen cambios en la política monetaria y empiezan a apreciarse sus efectos en la economía real y en los precios. Quizá esto ocurra en 2010 pero, en el primer semestre del 2009, la renta fija de los gobiernos tendrá un comportamiento mucho mejor que cualquier otro tipo de activo. A partir del segundo semestre de 2009, sin embargo, veremos que el margen entre el bono estadounidense a 10 años y los bonos del Tesoro a 2 años iniciarán una larga carrera al alza. El mercado de bonos soberanos es la última burbuja que falta por explotar y el “margen 2-10 años” mostrará que este reconocimiento empieza a reflejarse en el mercado de renta fija en el segundo semestre del 2009.

Christian Tegllund Blaabjerg, Jefe de Estrategia de Renta Variable de Saxo Bank, comentó: «En 2009 los inversores deberían prepararse para más desapalancamiento, más volatilidad y más incertidumbre. La buena noticia es que las bolsas ya han descontado un fuerte retroceso de los beneficios. La mayoría de indicadores, con independencia de que estén basados en PER potenciales, históricos o ajustados al ciclo, sugieren que actualmente la renta variable está infravalorada o cotiza a su valor razonable”.

Saxo Bank espera que las bolsas mundiales marquen unos mínimos todavía más bajos durante el primer semestre de 2009, antes de que se produzca una posible recuperación en el segundo semestre del 2009. Las previsiones de beneficios contemplan un descenso de las ventas en todos los mercados bajo un crecimiento negativo. El apalancamiento provoca que los beneficios esperados caigan considerablemente.

En cuanto a los sectores a destacar y puntuando cada sector de acuerdo con determinados criterios como el apalancamiento financiero, el ciclo de inversión, la exposición al sector público y el apalancamiento operativo, creemos que sectores tales como el consumo cíclico, el sector energético, el industrial, el de materiales y el de tecnología de la información tendrán un peor comportamiento que el mercado en general. Somos neutrales sobre las entidades financieras y esperamos que los servicios sanitarios, el consumo no cíclico, las telecomunicaciones y los servicios públicos tengan un comportamiento más favorable que el mercado en general.

Con un crecimiento global negativo, la demanda se contraerá en todas las categorías de materias primas. En particular, los metales básicos podrían reducirse en torno al 50% con respecto a los niveles actuales debido a la destrucción de la demanda, la inundación del mercado con reservas ocultas y el desapalancamiento general. El oro también tendrá un bajo rendimiento, debido al entorno desinflacionario y a que los bancos centrales competirán por devaluar sus divisas. Asimismo, un USD más fuerte tampoco será de gran ayuda.

Existen muchos paralelismos entre la situación de China en 2008 y la de EE.UU. en 1929. Ambos países han tenido que resolver el problema de unos importantes superávits por cuenta corriente y de balanza comercial, además de un estímulo monetario masivo, pero no detectado. Para Saxo Bank, China ofrece hoy la imagen de una enorme burbuja que ahora mismo está en plena implosión. El conjunto de su economía ha pasado a ser muy dependiente de la deuda financiada por el consumo en Estados Unidos, que ahora mismo está sufriendo una abrupta caída. Sin embargo, China no cuenta con un plan B. Aunque el gobierno tiene previsto efectuar inversiones masivas en infraestructuras, tendrán mucha suerte si en los próximos dos años el crecimiento fuera positivo.

En cuanto a las divisas, el Banco danés cree que la fortaleza del USD podría continuar, pero su recomendación es USD a corto, emergentes a largo y carry trades aún por liquidar. Los mercados monetarios liquidan en USD y, mientras continúe la presión sobre ellos, habrá demanda de esta divisa. El euro aún está sobrevalorado con más desempleo “aún por llegar” y Europa del Este se presenta como “una Islandia a lo grande”. Las divisas de Europa del Este se encontrarán bajo una presión inmensa durante el 2009 debido a los desequilibrios masivos y su endeudamiento con el EUR. La paridad EUR-USD se podría alcanzar en 2009, pero el diferencial de tipos de interés y la reticencia política del ECB garantiza una alta volatilidad.

El mayor riesgo en el sector de energía durante 2009 es que los bajos precios del petróleo podrían desestabilizar a uno o más de los inestables petro-regímenes que, de pronto, ya se ven en situación grave. Cuanto más caigan los precios del petróleo, más alto será el riesgo de que haya problemas de abastecimiento en el futuro, ya sea por falta de inversiones o por una simple y abrupta contracción de la oferta. El colapso de los precios del petróleo es la fuente más probable del aumento de la desestabilización política y económica, en la que Irán es, probablemente, el peón más importante. Rusia, Irán y Venezuela son los más vulnerables a precios energéticos bajos.

Saxo Bank publica anualmente sus “10 peores previsiones”. Con una tendencia a ser algo más pesimistas en sus Perspectivas Anuales que la mayoría de los analistas del mercado, Saxo Bank cree que es importante para los inversores tener siempre en cuenta los escenarios menos probables (tal y como los percibe el mercado). Este modo de actuar supone más un ejercicio intelectual que una serie de predicciones rotundas, y Saxo Bank considera que la probabilidad de dichas predicciones no es superior al 50%. En el pasado la compañía ha acertado con 3 ó 4 de las 10 predicciones, pero espera que en el próximo año esta cifra sea menor: Revolución en Irán. El petróleo cotizará a 25 dólares. El S&P 500 perderá un 50% hasta 500 puntos. El crecimiento del PIB de China se contraerá hasta 0. El cruce EUR-USD caerá hasta 0,95. Italia abandonará el mecanismo de tipos de cambio (MTC) de la UE.
Por otra parte, Saxo Bank también ofrece en sus previsiones para 2009 una selección de los Top 10:

1) Nasdaq Corto
2) Jugar la “partida” en EUR-USD
3) Comprar bonos del gobierno alemán: 4,25%, 7-4-2039.
4) Cesta ECO corta frente al EUR
5) Cesta corta AUD/G5
6) Cobre Corto
7) Comprar PIO (PowerShares Global Water Portfolio)
8) Comprar S&P500 a 500
9) Valeo Corto
10) TUI Travel Corto
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.