Se climatizaron 200.000 casas en EE.UU. para ahorrar energía y dinero

Un trabajador bombea material de aislamiento en las paredes de una casa en Nebraska

Por Karin Rives

Cada año, cientos de millones de dólares en energía se filtran a través de paredes, puertas y ventanas debido a un mal aislamiento en hogares estadounidenses. De modo que, en 2009, mientras el Congreso de Estados Unidos elaboraba su masivo proyecto de estímulo económico, los legisladores apartaron una cifra récord de 5.000 millones de dólares para climatizar los porosos hogares de la nación.

El propósito era doble: Ayudar a los estadounidenses de escasos recursos a ahorrar dinero en sus cuentas residenciales de calefacción y aire acondicionado e impulsar el crecimiento de empleo en la industria que se especializa en eficiencia energética residencial. El programa de climatización fue establecido por la Ley de Estados Unidos para la Recuperación y la Reinversión de 2009, y es operado por estados que actualmente realizan mejoras a 25.000 casas al mes.

Para agosto de 2010, un tercio de las 600.000 casas que se tienen programadas para ser climatizadas según la ley de recuperación y reinversión, se habían arreglado – un logro importante para un programa que llevó más tiempo del que se anticipaba para tomar fuerza.

“Eso representa 200.000 familias de bajos ingresos que se beneficiarán de una reducción de sus facturas de energía y de una mayor comodidad en los años venideros. Es absolutamente un progreso fantástico”, dijo Cathy Zoi, secretaria adjunta del Departamento de Recursos Energéticos de Estados Unidos para Eficiencia Energética y Energía Renovable. “Es más, de hecho hemos creado más de 13.000 empleos. Este tipo de programa es el inicio de la climatización de viviendas en todo el país para familias de bajo y mediano ingreso, en todas partes. Ahora contamos con trabajadores experimentados en cada estado que podrán realizar ese trabajo”.

Un hogar promedio ahorrará cerca de 350 dólares al año en calefacción y aire acondicionado después de que los trabajadores aíslen paredes, pisos o techos con fugas o reemplacen puertas y ventanas, según cálculos del Departamento de Recursos Energéticos. Ello equivale a una reducción del 32 por ciento solamente en costos de calefacción.

Si bien muchos contribuyentes que pagaron el proyecto para las mejoras no se beneficiarán de manera directa, la expectativa es que la economía en su totalidad crecerá cuando se generen empleos y los participantes en el programa de climatización vean sus ingresos disponibles crecer (en este caso 70 millones de dólares colectivamente).

Al pronunciar un discurso en Nueva Hampshire el 26 de agosto, el vicepresidente Biden declaró que antes de que la ley de recuperación impulsara las iniciativas de climatización de vivienda en el presente año, poco menos de 100.000 de los 110 millones de casas del país contaban con un aislamiento adecuado. Los pequeños pasos que con frecuencia se deben tomar para llevar a cabo el aislamiento de una casa tienen un gran impacto y un “beneficio inmediato”, explicó. “No hay que pensar dos veces en invertir en la climatización”.

Ubicado en el noreste de Estados Unidos donde los inviernos son largos, el estado de Nueva Hampshire consume una gran cantidad de energía para la calefacción de viviendas. El estado ha tenido más éxito que la mayoría en llevar a cabo su programa de climatización, lo cual fue el motivo para que Biden viajara allí para hablar sobre el programa.

Las iniciativas para ayudar a los consumidores estadounidenses a ahorrar energía forman parte de una iniciativa más amplia de la administración Obama para reducir la dependencia del país de los combustibles fósiles y del petróleo extranjero. Las políticas están teniendo efecto, como se muestra un estudio reciente del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore del Departamento de Recursos Energéticos.

En 2009, el uso de energía en Estados Unidos bajó en un 4,6 por ciento con respecto al año anterior. Si bien la recesión económica fue responsable por la mayoría del declive, prontas inversiones en energía eólica, solar y geotérmica, unidas a un conjunto de programas de eficiencia energética, ayudaron a reducir el consumo de petróleo, informó el laboratorio.

Al ritmo actual, las iniciativas de climatización de la nación ahorrarán 1,5 millones de barriles de petróleo anualmente, lo que es equivalente a 107.000 automóviles menos en las autopistas, indicó Biden.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.