Se subastó en EE.UU. una colección privada de objetos relacionados con la captura y ejecución del guerrillero cubano-argentino Ernesto «Che» Guevara en Bolivia en 1967, entre ellos un mechón de cabello

_44155900_cheintro2.jpgKelly Norwine, vicepresidente de mercadeo de la empresa encargada de la subasta, Heritage Auction Galleries, reveló que el precio pagado por la colección ascendio a US$119.500.
Los objetos del Che fueron comprados por Bill Butler, dueño de una librería en las afueras de la ciudad estadounidense de Houston, quien fue el único postor.
Según Norwine, Butler compró la colección para exponerla en su librería y no para venderla.
La vocera de la casa de subastas reveló satisfacción con el precio obtenido, pese a que habían circulado versiones que especulaban con que el lote podría venderse por cifras millonarias.
La puja comenzó con un precio inicial de US$100.000.
El lote pertenecía a Gustavo Villoldo, un ex agente de la CIA que participó en la misión de captura de Guevara en octubre de 1967.
La pieza que ha generado mayor interés es un mechón de pelo del Che que Villoldo cortó a Guevara antes de que fuera enterrado.
Igualmente se subastaron una hoja con las huellas digitales de Guevara, un mapa del lugar en que se le capturó y cartas y fotografías.
Villoldo dijo que había preferido vender la colección en vez de donarla a un museo, pues «en los museos con los que tuve contacto, no me era atractivo el manejo que iban a dar a los documentos».
Agregó que no le importaría que eventualmente la colección llegara a Cuba «siempre y cuando fuera a manos de la familia Guevara».
Dijo que no se sintió decepcionado por que apenas hubo un oferente en la subasta. «Al contrario», señaló el ex -agente de la CIA, anotando que le sorprendía que hubiese alguien dispuesto a «pagar por lo que representa Guevara, un hombre que asesinó a mansalva».
Villoldo agrego que había decidido vender la colección, pues para sus hijos, que son estadounidenses, «la historia representada por ese album para ellos no significa absolutamente nada. El valor historico que podría tener, lo tiene para mi y para la historia de Cuba.»
Añadió que esperaba que el comprador de los efectos personales del Che ayudara a preservarlos para la historia.
Pero la venta ha generado una reacción adversa por parte de admiradores del guerrillero, de cuya muerte se acaban de cumplir 40 años.
Norwine informó que un llamado «Comité Argentino Anti Subasta» criticó a Heritage Auction Galleries por lo que llamó «complicidad con el asesinato del glorioso revolucionario».
La vocera añadió que se habían tomado medidas de seguridad en las instalaciones de la galería de Dallas donde se llevó a cabo la puja.
El Che es considerado un ícono revolucionario por parte de sectores de izquierda, pero sus críticos lo acusan de «ejecutar brutalmente» a sus oponentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.