Según Giovanni Maria Pala, Leonardo Da Vinci dejó claves en su pintura para una composición musical de 40 segundos

_44237601_codigo203bap.jpgCada pedazo de pan en el cuadro representaría una nota que al ser combinados suenan «como un réquiem», de acuerdo a Pala.
El director del museo Da Vinci de Toscana, Alessandro Vezzosi, dijo que la teoría es «plausible».
La pintura, elaborada en el siglo XIV, muestra a Jesús y los doce apóstoles cenando antes de su arresto y crucifixión.
Pala hizo su descubrimiento luego de dibujar un pentagrama sobre una imagen de la pintura.
Luego se dio cuenta que los panes junto con las manos de los apóstoles y de Jesús, equivalían a notas musicales.
El técnico italiano escribió un libro llamado La Música Celata (La Música Escondida), en el que narra como las notas cobran sentido en la composición al ser leídas de derecha a izquierda.
Esto concuerda con la forma de escritura de Leonardo Da Vinci, que escribía sus textos con la técnica del «espejo», es decir, al revés de la escritura normal.
El resultado es un «himno a Dios» de 40 segundos, que de acuerdo a la descripción de Pala, es como «una banda sonora que enfatiza la Pasión de Jesús».
Vezzosi dice que Da Vinci, conocido por sus pinturas, esculturas e invenciones, también era un músico.
«Siempre hay el riesgo de ver cosas que realmente no están allí, pero es cierto que los espacios (en la pintura) están divididos armónicamente», dijo Vezzosi.
«Donde hay proporciones armónicas, se puede encontrar música», concluyo.
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.