Según la ciencia, solo la mitad de tus amigos te quiere

¿Estás seguro de que tus amigos merecen realmente esa etiqueta, “amigos”? Piénsalo bien, porque un estudio científico llega para demostrarte que tal vez no sea así.

Un estudio publicado en PLOS One descubrió que solo la mitad de las amistades que percibimos son mutuas, y eso puede ser un gran problema.

El estudio dirigido por investigadores del MIT (el centro de investigación tecnológica de Massachusetts), analizó los vínculos de amistad en 84 sujetos de entre 23 y 38 años que participaban en una clase de gestión empresarial.

A los participantes se les pidió que clasificaran qué clasificaran la relación con cada persona en el salón en una escala del 0 a 5, donde 0 significaba “No conozco a esta persona”, 3 significaba “Amigo” y 5 significaba “Uno de mis mejores amigos.”

Los investigadores encontraron que mientras el 94% de los sujetos esperaban que sus sentimientos fueran recíprocos, sólo el 53% de ellos realmente lo eran.

El estudio es un tanto limitado debido al diminuto tamaño de la muestra, pero como informa el New York Times, los resultados son consistentes con los datos de varios otros estudios de amistad que se han realizado en la última década, que comprenden más de 92,000 sujetos, y ponen las tasas de reciprocidad entre 34 y 53%.

Esto pone en evidencia problemas de percepción un tanto graves, puesto que nos muestra como incapaces para definir claramente la amistad. Esto puede tener un impacto en nuestra propia imagen y en quien dejamos que forme parte de nuestras vidas.

Uno de los integrantes del equipo científico, el investigador en ciencias sociales computacionales Alex Pentland, sugiere que esta incapacidad para leer a las personas se debe en gran medida a que intentamos desesperadamente mantener un auto concepto favorable: “Nos caen bien, debemos caerles bien”.

Esto solo se produce cuando somos adultos. Cuando somos niños, el concepto de amistad es bastante simple y claro. Pero desde la adolescencia hasta la edad adulta, las cosas cambian. Sobre todo cuando entran en la ecuación las redes sociales y se juega, o incluso mercadea, con la popularidad de todo lo que decimos y hacemos. Es decir, todo lo que posteamos y que nos crea una imagen e identidad en internet.

“No se trata de lo que alguien puede hacer por ti, sino de en quiénes se convierten ustedes dos en la presencia del otro”, dijo Ronald Sharp, profesor de inglés en Vassar College.

Con muchas de nuestras amistades, pasamos mucho más tiempo enviándoles tuits y mensajes que saliendo con ellos y viéndoles en persona. Por eso las percepciones pueden verse seriamente sesgadas.

“La gente está tan ansiosa por maximizar la eficacia de las relaciones, que han perdido contacto con lo que realmente es ser un amigo”, dice.

Según antropólogo británico Robin Dunbar, hay que quedarse con la parte positiva: “Si partes a tus amigos a la mitad y terminas con cinco verdaderos amigos que realmente te quieren, estás exactamente donde se supone que debes estar”.

Según un estudio dirigido por Dunbar, mientras que 150 es la cantidad máxima de relaciones sociales que un humano promedio puede mantener con cualquier grado de estabilidad, sólo somos capaces de mantener apenas 5 amistades cercanas a la vez.

“La gente puede decir que tiene más de cinco amigos pero puedes estar bastante seguro de que no son amistades de alta calidad”, le contó a The Times.

Al final, la clave no está en la cantidad, sino en la calidad. Mejor contar con pocos amigos, pero que sepas de verdad que su amistad es sincera.