¿Será que existe una correlación entre tu color favorito y tu personalidad?

Dos investigadoras realizaron entrevistas de personalidad a más de 340 personas y relacionaron los resultados con su color favorito. Estos son los resultados

Siempre se ha sospechado que el gusto por unos colores u otros suele guardar una estrecha relación con ciertos patrones de la psicología humana. Sin embargo, no hay un marco teórico sólido que sustente esta idea, y por lo tanto, no podemos hablar de que exista una verdadera correlación científica entre los colores y la personalidad.

Este es el principal problema al que tuvieron que enfrentarse las psicólogas Cristine Mohr, de la Universidad de Lausana (Suiza), y Dominicele Jonauskaite, de la Universidad de Viena (Austria), cuando se propusieron realizar un estudio sobre este tema. Y es que, casi todo lo que se ha escrito sobre la asociación entre los colores y ciertos rasgos de la personalidad, no es más que pura superchería.

Por ese motivo, las especialistas en psicología y cognición decidieron que lo mejor era empezar de cero y centrarse en el trabajo de campo. Pidiendo directamente a los entrevistados que les dijeran cuál era su color favorito y analizando después cómo era su personalidad.

La primera conclusión que sacaron es que aquello iba a ser algo mucho más complicado que señalar un vínculo idiosincrático entre un rasgo de la personalidad y un color concreto. Por eso, Mohr y Jonauskaite usaron el modelo de los cinco rasgos de personalidad. Que es la plantilla que suele utilizarse en psicología para analizar el carácter y el temperamento de las personas.

Estos cinco rasgos de personalidad son: estar abiertos a la experiencia, que es el rasgo donde más alto puntúan aquellas personas más curiosas y creativas; ser meticulosos y diligentes, que agrupa a las personas más organizadas, responsables y con más capacidades organizativas; ser extrovertidos, para aquellos más sociables y asertivos; ser simpáticos, que es en el que puntúan aquellos que son capaces de desarrollar más confianza en los demás; y por último, las personalidades neuróticas, que son aquellas personas con mayor tendencia a las emociones negativas, como la ansiedad o la depresión.

Los resultados

Las investigadoras consiguieron entrevistar a más de 340 personas. Y después de las entrevistas de personalidad, agruparon a los participantes en función de sus colores favoritos, e hicieron una comparativa de los datos. Así, después de investigar de cero -y en profundidad- Cristine Mohr y Dominicele Jonaukaite concluyeron que “hasta que no se presenten diferentes pruebas empíricas, el hecho de que tu color favorito determine tu personalidad, solo queda relegado al juego y para iniciar conversaciones”.

Mirado desde el prisma de la ciencia, no se puede encontrar una correlación entre las características del temperamento de cada sujeto y sus preferencias sobre colores. “Descubrimos que las personas cuyo color favorito era el rojo tenían la misma extroversión que el resto y realizamos comparaciones respectivas para las diez predicciones de relación con los color restantes. Ninguno fue confirmado”, aseveraron las psicólogas en un artículo publicado en la revista “Personality Science”.