¿Sera que puede el cannabis prevenir la diabetes?

Un grupo de científicos ha descubierto que el abnormal cannabidiol (Abn-CBD), un cannabinoide sintético de estructura parecida al cannabidiol (CBD), no teniendo ninguno de ellos efecto psicotrópico, puede disminuir la inflamación y proteger a las células beta secretoras de insulina del ataque autoinmune. Los resultados, se han publicado en la revista “Biomedicine and Pharmacotherapy”.

Los investigadores, del Hospital Regional de Málaga y del Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (Ibima), adscritos al área de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas del Ciber (CiberDEM), han probado esta molécula en dos modelos animales de diabetes tipo 1: los ratones NOD (diabéticos no obesos), y en ratones con insuficiente masa de célula beta.

El tratamiento con Abn-CBD disminuyó la severidad de la insulitis (inflamación de los islotes pancreáticos) y el perfil pro-inflamatorio de los linfocitos de tipo T que participan en la destrucción de las células beta, reduciéndose la muerte de éstas y los niveles de glucosa en sangre. El análisis autópsico de los tejidos mostró una menor cantidad de moléculas inflamatorias en la sangre, una menor inflamación y fibrosis en los islotes y una menor presencia de células T citotóxicas en los nódulos linfáticos pancreáticos.

Potencial terapéutico

“Este tipo de moléculas podría dar lugar a nuevos fármacos capaces de impedir o retrasar la insulitis en personas recién diagnósticas con diabetes tipo 1?, explica sobre los resultados de este estudio Javier Bermúdez, en el que también ha participado Isabel González y Yanina Romero, investigadores del grupo Endocrinología y Nutrición, Diabetes y Obesidad del Ibima, adscritos a la Unidad de Gestión Clínica de Endocrinología y Nutrición del Hospital Regional de Málaga. Asimismo, asegura que “los siguientes pasos en esta línea podrían estar dirigidos a la realización de ensayos clínicos en humanos que verifiquen la seguridad y eficacia de este tipo de tratamiento.

Sin embargo, el trabajo solamente se ha realizado hasta ahora en modelos animales, algo que en palabras del propio Bermúdez supone “una estrategia necesaria para descubrir potenciales nuevos fármacos para luchar contra enfermedades que aún no tienen cura, como es el caso de la diabetes tipo 1?.

El estudio se ha realizado en colaboración con el grupo de investigación Desarrollo y regeneración de islotes pancreáticos de la Fundación Progreso y Salud. Este grupo, liderado por Benoit Gauthier, desarrolla su trabajo en el Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa (Cabimer).