Si hay nieve en Marte

_45066906_nasa_horizonte.jpgEl vehículo espacial Phoenix detecta la caída de nieve en Marte mientras se acerca el invierno al planeta rojo
El robot realizó el hallazgo con ayuda de un instrumento de láser diseñado para reunir información sobre el comportamiento de la atmósfera y la superficie marcianas, indicó la NASA, a través de un comunicado.
Este instrumento, que dispara pulsaciones de luz, no siguió la nieve hasta el suelo.
La información sugiere que la nieve se evaporó antes de alcanzar la superficie, aunque Phoenix sigue estudiando el fenómeno climatológico.
«A lo largo del próximo mes estaremos buscando muy de cerca evidencia de que la nieve está cayendo sobre la superficie», dijo Jim Whiteway, científico de la Estación Meteorológica del Phoenix e investigador de la Universidad de York, en Canadá.
«Este es un factor muy importante en el ciclo hidrológico de Marte con el intercambio de agua entre la superficie y la atmósfera».
El Phoenix arribó con éxito a las llanuras del norte de Marte el pasado 25 de mayo.
El vehículo transporta una serie de instrumentos para estudiar la geoquímica y el medio ambiente del «Ártico» marciano.
Su canal climático mide constantemente la temperatura, la presión y el viento alrededor del robot.
El canal ha detallado el aumento de las temperaturas con la llegada del verano y su caída a medida que el Sol desaparece detrás del horizonte por más y más tiempo, mientras se aproxima el invierno.
«Durante los primeros dos meses de la misión, la humedad en la atmósfera aumentó en la medida en que el hielo se sublimaba del suelo y de la capa de hielo polar. Durante la segunda mitad de la misión hemos empezado a ver heladas, neblina baja y nubes. Ahora esto está ocurriendo todas las noches», explicó Whiteway.
Otros avances dados a conocer por la agencia espacial estadounidense esta semana incluyen la identificación de carbonato de calcio en la superficie, que en la Tierra es uno de los principales componente de la piedra caliza.
Phoenix también ha detectado partículas que probablemente sean alguna forma de arcilla.
La importancia de ambos minerales es que se forman únicamente con la presencia de agua líquida.
Y si bien se han hallado estos minerales en otras partes de Marte que evidencian claramente la presencia de corrientes de agua, la diferencia es que en la llanura donde está Phoenix no hay pruebas geológicas que indiquen que por allí fluyó agua.
«Asumiendo que realmente necesitamos agua líquida para formar estos carbonatos -que pareciera ser el caso- esto indica que en algún momento del pasado pudo haber habido agua de forma continua», especuló Bill Boynton, del equipo científico de Phoenix.
«Es posible que el hielo que está ahí (justo debajo de la superficie) se haya derretido allí y haya permanecido en ese punto, donde ocurrió la reacción».
La misión original del Phoenix debía durar 90 días marcianos, pero esta se ha extendido de forma indefinida.
Sin embargo los expertos de la NASA no esperan que el robot dure mucho más tiempo.
Con la llegada del frío el vehículo está teniendo que gastar cada vez más energía en calentar sus sistemas.
Las noches de Marte se harán cada vez más largas hasta abril, cuando el Sol permanecerá debajo del horizonte por tres meses.
Según las estimaciones actuales, el robot dejaría de funcionar a fines de noviembre o comienzos de diciembre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.