Si ignorar a tus colegas en el trabajo reduces tus niveles de estrés

La mayoría vivimos en un constante estrés y, sin duda, uno de los mayores detonantes de nuestra tensión es el trabajo. 

Los principales síntomas o señales de alerta del estrés, de acuerdo con especialistas de Mayo Clinic, son:

Dolor de cabeza

Tensión

Cansancio excesivo 

Malestar estomacal

Irritabilidad

Insomnio 

Falta de motivación 

Sentirse abrumado 

Arrebatos de ira 

Aislamiento social 

Aumento o pérdida de apetito 

Disminución del deseo sexual 

La buena noticia es que, aunque en un primer momento te parezca extraño, existe un modo muy efectivo para reducir el nivel de estrés en el trabajo y consiste, nada más y nada menos, que en ¡ignorar a tus colegas de trabajo!

Tal y como lo lees. La Psicóloga Ulrika Leons afirmó, en una entrevista para Business Insider, que ignorar a los colegas en el trabajo ayuda a reducir los niveles de estrés, ¿la razón? De acuerdo con la especialista cuando uno de nuestros colegas nos distrae, ya sea para hacer plática o preguntarnos algo mientras trabajamos, tardamos de 5 a 25 minutos en retomar el ritmo de trabajo que traíamos y volvernos a concentrar.

Las distracciones de parte de nuestros colegas del trabajo provocan que nuestro nivel de productividad disminuya, no consigamos cumplir con nuestra carga de trabajo en tiempo y forma y, en consecuencia, nuestro nivel de estrés se dispare.

Para evitar el estrés en el trabajo y mejorar nuestra productividad, la especialista recomienda: 

– Evita las distracciones, y aquí entran las charlas con tus colegas. Ojo, no significa que te aísles o vuelvas antisocial en el trabajo, sino que evites distraerte con tus compañeros cuando tienes mayor carga laboral.

– Usa audífonos. Usarlos te ayudará a que tus colegas no te estén interrumpiendo. Puedes establecer un pacto con tu equipo para que cada vez que alguno de ustedes use audífonos sea señal de que está muy ocupado y no es un buen momento para interrupciones.

 Organiza bien tu agenda. La especialista aconseja dejar las actividades más pesadas para la mañana cuando el cerebro está más activo y te es más fácil concentrarte.

– Por último, Ulrika Leons aconseja que una vez que termines tu jornada laboral, apagues tu cerebro para poder relajarte. Y da como opciones hacer ejercicio, meditar, caminar, ir a algo que te permita desconectarte, relajarte y descansar.

Ya lo sabes, si no quieres que el estrés se apodere de ti en el trabajo y afecte no solo tu productividad, sino tu salud, aprende a ignorar a tus colegas cuando tengas muchos pendientes.