Si la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera aumentase al doble, las hojas de las plantas y los árboles crecerían de tamaño y provocarían un efecto de enfriamiento en el calentamiento global

Si bien este fenómeno conocido como «retroalimentación» frenaría en cierta medida el calentamiento, no sería lo suficientemente intenso como para detener por completo el calentamiento ni mucho menos para revertir el cambio climático.

Ésta es la conclusión de un nuevo estudio de la agencia espacial estadounidense, la NASA, que incorporó el crecimiento de las plantas a raíz del aumento de CO2 como parámetro dentro de su modelo de predicciones climáticas

«Sin incluir la retroalimentación, si duplicamos la cantidad de C02 en la atmósfera (de 350 ppm a 700 ppm), el calentamiento es de 1,94ºC. Cuando la incluimos, el calentamiento se reduce en 0,3ºC a nivel global y 0.6ºC en tierra», explicó Lahouari Bounoua, autor del estudio de la agencia espacial estadounidense.

Si piensa que esta diferencia no es muy grande, es importante recordar que según el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, dice el investigador, en los últimos 20 años, se registró un aumento de la temperatura de 0,1ºC por década. Con lo cual, 0,3ºC es el equivalente a 30 años de calentamiento.

Con anterioridad se sabía que las plantas -que utilizan CO2, sol y agua para crecer, mediante el proceso de fotosíntesis- se adaptan a niveles más elevados de CO2 utilizando los nutrientes de forma más eficiente y aumentando el tamaño de sus hojas, un proceso que se conoce como «regulación hacia abajo».

«Lo novedoso de este estudio es que incorporamos esta información a un modelo climático de alta calidad y evaluamos la retroalimentación», comentó Bounoua.

El enfriamiento tiene lugar porque al haber más haber más hojas y de mayor tamaño aumenta la evapotranspiración. Es decir, la pérdida de humedad por evaporación y transpiración de la vegetación, que hace que la atmósfera se torne más fría.

Las plantas consumen la misma cantidad de CO2, pero liberan más agua.

Lo curioso, señala el experto, «es que aunque el rol de la vegetación no estaba modelado por completo en simulaciones previas, la gente hacía igual afirmaciones contundentes».

Los científicos concuerdan en que si los niveles de CO2 se duplican -un dato que se asume en muchos modelos de proyección climática- la temperatura puede aumentar entre 2ºC y 4,5ºC.

Esta diferencia entre los dos rangos de temperatura se debe precisamente a la falta de certeza sobre cómo los distintos aspectos que conforman el sistema del clima reaccionarán en un mundo más cálido y como estos cambios, a su vez, amplificarán o reducirán el calentamiento global.

Por esta razón, los investigadores a cargo del proyecto confían en que al agregar esta nueva pieza al rompecabezas del clima, se puedan crear «modelos cada vez más sofisticados para limitar la incertidumbre sobre el cambio climático y hacer proyecciones más precisas sobre el clima futuro».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.