Siete enfermedades que puedes padecer si llevas una vida sedentaria

El término “vida sedentaria” se refiere a una vida inactiva en la que una persona pasa la mayor parte de su tiempo sentado.

A pesar de que puede sonar agradable y placentero, es todo lo contrario, mantener una vida sedentaria puede afectar a nuestra salud de muchas formas. Sabemos que el ejercicio no solo sirve para la estética (vernos fitness), sino también para mantenernos saludables.

En las últimas décadas, nos hemos vuelto dependientes de aparatos tecnológicos u objetos, por ejemplo; usamos el auto para todo, evitamos el ejercicio ya que preferimos usar nuestro tiempo libre para usar la computadora en Facebook o el teléfono en Instagram, etc., lo que ha provocado el aumento de muchas enfermedades.

Aqui  te decimos  las 7 enfermedades que puedes padecer por llevar una vida demasiado sedentaria y te damos algunos consejos sobre los ejercicios que puedes realizar (sin necesitar tanto tiempo) para evitar esas patologías.

En caso de sufrir enfermedades que no permitan hacer todo tipo de ejercicios, puedes consultar a tu especialista para conocer cuáles pueden ayudarte en tu caso concreto.

Los problemas de salud que conlleva una vida sedentaria

Los músculos del cuerpo necesitan moverse, al igual que las articulaciones, ya que son nuestro motor diario para poder caminar o incluso sentarnos. Como hemos mencionado anteriormente, la vida inactiva puede llevarnos a sufrir diferentes tipos de enfermedades, algunas de estas incluyen:

Enfermedades cardiovasculares

Las personas que mantienen inactividad física son más propensas a sufrir mortalidad cardiovascular e hipertensión.

Obesidad o sobrepeso

El sedentarismo también puede conducirnos a ganar muchas calorías y subir de peso. Lo que después puede llevarnos también a muchos tipos de enfermedades como: enfermedades cardiovasculares, arteriales, respiratorias, articulares, entre otras.

Sarcopenia

La sarcopenia es la enfermedad de la pérdida de masa muscular que puede ser provocada por la falta de actividad física y principalmente el envejecimiento. Lo que lleva al músculo a no funcionar de la mejor manera o como solía hacerlo, siendo un riesgo para mantener una buena calidad de vida ya que puede generar discapacidad física, caídas y debilidades frecuentes.

Cáncer

La vida sedentaria aumenta el riesgo de padecer algunos tipos de cáncer como el de colon, útero y seno.

Ansiedad y depresión

El ejercicio puede ayudarnos a estimularnos mentalmente, manteniendo la autoestima en nosotros. Por lo que una vida sedentaria también podría llevarnos a sufrir ansiedad y/o depresión.

Osteoporosis

La enfermedad que debilita y adelgaza los huesos, volviéndose frágiles. Lo que podría ocasionar que estos se quiebren fácilmente. Generalmente, esta enfermedad es silenciosa, por lo que muchas personas pueden sufrir sin saber de ella hasta que se fracturan un hueso.

Trombosis

Las trombosis se dan cuando se forma un coágulo dentro de un vaso sanguíneo. Esto puede provocar incluso infartos agudos de miocardios. Si pasa mucho tiempo sentado o acostado, aumenta la probabilidad de tener una trombosis.

La vida sedentaria es considerada como uno de los factores más importantes en todo el mundo que causan muertes. De acuerdo con la OMS, al menos el 60% de la población mundial no realiza actividad física necesaria para mantener una salud estable. Siendo el sedentarismo la causa del 6% de los fallecimientos de las personas mundialmente.

Propuestas de ejercicios contra el sedentarismo

Existen muchas formas que pueden ayudarnos a mantener una actividad física continua, no se necesitan horas para hacer ejercicio, realizar unos cuantos minutos diarios puede ayudar a tu cuerpo. Algunos consejos que puedes seguir para lograrlo incluyen:

Yoga: hacer algunos movimientos de yoga pueden ayudar al cuerpo a estirarse y mantenerse activo. Puedes realizar estos ejercicios antes de comenzar tu día, justo después de despertarte. Además, se considera que estos ejercicios ayudan mentalmente a mantenerse sereno y activo durante el día.

Bicicleta: usar la bicicleta, aunque sea por 20 minutos al día puede hacer mucho por tu cuerpo. Puedes usar una bicicleta estática o salir con ella.

Caminar: no necesariamente tienes que ir a una pista para caminar, puedes usar las calles de tu casa o fraccionamiento para hacerlo. Al menos 15 minutos de caminata ayudarán a tu cuerpo física y mentalmente.

Mueve tu cuerpo: puedes estar viendo el teléfono, la computadora o la televisión mientras mueves algunas partes del cuerpo como los brazos con una mancuerna o las piernas. También puedes realizar estiramientos y así mantienes dos actividades al mismo tiempo.

Labores cotidianas: La limpieza de la casa y el jardín también cuentan como actividades físicas, puedes darte un día a la semana para realizar estas tareas cotidianas tú misma y así mover el cuerpo. ¡Pon un poco de música para que sea aún más divertido!

Debido al confinamiento puede que ciertas actividades parezcan imposibles, pero lo increíble del ejercicio es que puedes realizarlo incluso en tu recámara. Puedes reproducir un poco de música y bailar en tu sala o habitación, evitando salir y mejorando tu actividad física.