Te contamos cuando tu adicción a ver series ya es un problema médico

Muchos lo hacemos: Durante horas vemos capítulo tras capítulo de la serie en turno, esta forma de adicción es conocida como seriefilia.

De acuerdo con los expertos frente al estrés o una vida social pobre que puede llevar al aburrimiento, algunas personas han buscado espacios de esparcimiento, una de ellas, las plataformas digitales.

El problema se presenta cuando surgen consecuencias negativas y se abandonan actividades con tal de ver series.

Existen factores de riesgo para caer en este tipo de adicción tales como trastornos psicológicos o siquiátricos, comportamientos impulsivos, estado de ánimo anormal o falta de control para esperar la gratificación.

Según los expertos, a nivel cerebral se presenta una excesiva liberación de dopamina que genera en el individuo una búsqueda y deseo constante de ver las series, y se altera la corteza frontal cíngulo anterior, que está vinculado a conductas adictivas relacionadas con la motivación de placer y recompensa.

«Se volverá una adicción cuando dejamos de hacer todas las actividades laborales y de la vida diaria, e incluso abandonamos otras acciones que antes generaban placer. Así, pasaremos horas viendo capítulo tras capítulo hasta terminar la serie y después buscaremos una nueva. No obstante, el ver tantas series generará que ya no sean tan reforzantes, es lo mismo que le pasa a un adicto que consume constantemente drogas”.

Tan es una adicción, que cuando la persona deja de ver la serie, incluso puede presentar un síndrome de abstinencia, caracterizado por un malestar físico y mental, y pensamiento constante de en qué momento se puede seguir viéndola.

Otras secuelas pueden ser el sedentarismo, problemas de salud física y mental, como obesidad, menor productividad, bajos niveles de satisfacción, problemas interpersonales por falta de convivencia, mala alimentación, dificultad para dormir y falta de concentración.

Es posible prevenir esta situación al realizar otro tipo de actividades como son leer o practicar algún deporte.