Tesla patenta un limpiaparabrisas que quitan el agua usando un láser

La compañía de Elon Musk innova con tecnología que puede cambiar la forma de hacer automóviles
La empresa tecnológica Tesla recibió por estos días una patente para usar limpiaparabrisas láser en sus autos, algo que reemplazaría a las tradiciones escobillas. No es un desarrollo que ya esté disponible, pero sí algo que podría revolucionar el mercado si efectivamente se incorpora en los autos.
Este limpiaparabrisas láser, además de ser utilizado en la superficie de vidrio de los vehículos eléctricos, también podría llegar a utilizarse para limpiar las ópticas de las cámaras de los sistemas de asistente al manejo.
En 2019, la empresa solicitó una patente, que fue otorgada dos años después, para registrar un invento que elimina los limpiaparabrisas tradicionales y los reemplaza por un sistema de láser.
Este sistema consta de tres partes: sensores que detectan la suciedad sobre el cristal, emisores láser que deben eliminarla y un sistema de control electrónico que regula el funcionamiento de ambas partes. Los sensores irían colocados en el capot y actuarían dirigiendo un haz de luz láser hacia el parabrisas. Pero para que el láser no lastime a los pasajeros del auto, el cristal debe tener un recubrimiento de óxido de indio y estaño, que servirá de escudo.
El óxido de indio es un compuesto químico conocido por ser un superconductor magnético, que al ser combinado con dióxido de estaño, adquiere carácter de conductor eléctrico transparente. Se suele utilizar en pantallas LDC, smartphones y paneles solares. Los planos de la patente de Tesla muestran otros sensores entre las puertas y los guardabarros. Se especula que podrían también adosarse como forma de mantener limpias también las cámaras de los autos.
Según un estudio de la fundación para la seguridad vial Fesvial, siete de cada diez conductores desconocen las funciones básicas de seguridad del parabrisas. Casi el 60% de los encuestados no saben que este cristal afecta al funcionamiento del airbag, pues al desplegarse se apoya sobre él ejerciendo una enorme presión.
Este nuevo mecanismo, ayuda a limpiar el medioambiente, porque se estarán eliminando partes metálicas, goma y plástico, pero también se eliminarán los depósitos de agua para la función de limpiaparabrisas, con lo que la contribución al menor consumo de agua posible. La ausencia de una escobilla permitirá una mayor vida útil y calidad de visibilidad a través del parabrisas y llegará a todos los rincones, limpiando en su totalidad. En un pasado ya se registró el concepto, que es lo que ha hecho por llevarse ahora a cabo. Lo vimos con el modelo Cybertruck, el cual retrasará su producción hasta el año 2023, y que no cuenta con el clásico sistema de barrido del agua y suciedad.