Tips que te ayudan a conservar una mirada joven y expresiva

El inevitable paso del tiempo genera en las personas imperfecciones y marcas que se reflejan en la piel, especialmente en un entorno tan reconocible como el rostro.

Los ojos y su contorno se ven afectados, si bien hay tratamientos como la blefaroplastia para corregir los desperfectos que se pueden generar por el exceso de piel o las bolsas generadas en los párpados.

El resultado de este tipo de procesos, sumado a un cuidado adecuado y al uso de los productos correspondientes, es el de conseguir una mirada rejuvenecida, consecuencia de las mejoras en los ojos y que se refleja en toda la cara. La salud visual es un factor clave en la búsqueda de este objetivo, y los tratamientos más desarrollados están ahora cubiertos por alta tecnología y profesionales especializados que consiguen encontrar soluciones óptimas y saludables.

La cirugía plástica ha ganado protagonismo y es una de las intervenciones más demandadas en España para corregir problemas en los ojos. Se presenta como la mejor solución para las consecuencias del envejecimiento como la acumulación de piel o grasa en el área ubicada alrededor de los ojos. La caída de párpados además puede generar, incluso, consecuencias en la capacidad de visión, ya que ésta se puede ver afectada. El tratamiento de la blefaroplastia, en estos casos, tiene una doble función, ya que no solo mejora la apariencia física relacionada con la mirada, sino que también corrige la posibilidad de que la posición de los párpados pueda limitar la visión.

El día a día

La salud visual y la belleza del rostro de una persona implica, por otro lado, seguir unas pautas diarias en cuanto a cuidados y uso de productos. La hidratación es fundamental y esto se consigue mediante el consumo de alimentos con agua, así como a través del uso de gotas artificiales cuando hay una sensación de sequedad. La dieta es importante para todos los aspectos del cuerpo humano y la capacidad visual no queda exenta de ello. Comer con moderación y de forma sana, como por ejemplo proteínas con Vitamina A y C, potencia el funcionamiento de las células de los ojos.

Quien utilice lentillas debe prestar especial atención a su limpieza, ya que si estas se manipulan en exceso o no están completamente limpias cuando van a ser utilizadas, las consecuencias para los ojos son dañinas. Este cuidado también se debe reflejar en las condiciones de lectura, siempre disponiendo de la luz adecuada y dejando un margen adecuado entre los ojos y el texto, así como en el entorno. Humos como el tabaco u otras sustancias agresivas dañan a la vista.

El deporte, todo mejora

Así es. Practicar deporte con frecuencia supone una ganancia en salud, que se refleja en todas las partes del cuerpo, incluida la capacidad visual y el entorno de los ojos. El deporte supone una regeneración de los músculos y las células, como es el caso de las oculares. De forma moderada y tres días a la semana es la agenda prevista para conseguir mejoras en el rostro a través del ejercicio físico.