Un arquitecto británico crea un ingenioso sistema que permite hacer ladrillos a partir de arena y sangre de ganado vacuno

La capacidad de algunas personas para solucionar problemas a partir de unos recursos muy escasos es tan asombrosa como ilimitada.

Prueba de ello es el proyecto desarrollado por el arquitecto británico Jack Munro que pretende construir casas con ladrillos elaborados a partir de sangre de vaca y arena.

Este premiado proyecto de fin de carrera, que hemos descubierto  busca encontrar una forma barata y efectiva de construir viviendas resistentes en países del tercer mundo. Allí, el agua suele escasear, pero los animales son abundantes.

La forma de elaborar los ladrillos es muy similar a la del tradicional adobe. Basta con mezclar la sangre, previamente tratada con un producto antibacteriano, con arena. La pasta resultante se coloca en moldes con la forma de los ladrillos y se introduce en un horno, donde se cuece durante una hora.

El resultado son ladrillos muy resistentes al agua y aptos para la construcción. Según Munro, son ideales para lugares con climas áridos, donde se tiene una gran cantidad de vacas y mucha arena, pero apenas hay agua.

Gracias a esta idea, los 30 litros de sangre que contiene una vaca se convierten en una valiosa materia prima, en lugar de ser un desecho más, producto del sacrificio del animal.

Las primeras casas de este proyecto, al que su autor ha denominado “Sanguis et Pulvis” -sangre y polvo en latín-, podrían construirse en el oasis de Siwa, en Egipto, siempre que encuentren la financiación necesaria.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.