Un déficit de agua del 40% tendría el mundo en el 2030

escasez-aguaUn informe de la Unesco señala que este riesgo es inminente si es que no se cambian las actuales tendencias de consumo

La Tierra tendrá un déficit de agua del 40 % en el 2030 si no se cambia el rumbo actual de consumo, según un informe publicado hoy por la Unesco, que pide que una mejor gestión de este recurso forme parte de los objetivos del planeta de la ONU.

El estudio, elaborado por 31 organismos de la ONU bajo la coordinación de la Unesco, establece que en los últimos años ha habido avances en el acceso al agua y al saneamiento en el mundo, pero persiste la tensión y será más evidente por el incremento demográfico.

Por eso, considera que los Objetivos de Desarrollo Sostenible para el periodo de 2016-2030, que deben sustituir a los Objetivos del Milenio (2001-2015), tienen que ser más ambiciosos en la protección de los recursos hídricos.

En la actualidad, el plan de la ONU solo pone el acento en el acceso al agua y el saneamiento.

El informe de la Unesco pide que se incluyan también la gobernanza de los recursos hídricos, la calidad del agua, la gestión de las aguas residuales y la prevención de catástrofes naturales ocasionadas por este recurso natural.

Predicciones

Los autores señalaron que el sector agrícola, el que más cantidad de agua consume, tendrá que incrementar su producción un 60 % en el horizonte del 2050, lo que provocará una mayor tensión en el acceso de recurso hídricos.

También crecerá la demanda de productos manufacturados, provocando que las necesidades de agua se incrementen un 400 % en ese periodo.

A ese incremento de la demanda se suma una gestión defectuosa, que hace que persistan los regadíos intensivos y que muchas reservas de agua queden contaminadas por el uso de pesticidas y productos químicos cerca de cursos fluviales, explica el estudio.

El 20 % de las aguas subterráneas del planeta está siendo explotada de forma abusiva, agrega el informe.

Este recurso también sufre el ataque del calentamiento climático, en forma de una mayor evaporación motivada por el incremento de la temperatura o por la subida del nivel del mar, la cual puede afectar a acuíferos de agua dulce.

Todas estas presiones «pueden desembocar en una competición por el agua entre diferentes sectores económicos, regiones o países».

El rol político

El informe también apunta a una «deficiente gestión» que lleva a que «con frecuencia se pague a un precio inferior a su valor real» y que «no se tenga en cuenta a la hora de adoptar decisiones en el sector energético o industrial».

«Los esfuerzos llevados a cabo por algunos países indican que es posible lograr una mejor gestión y una utilización más escrupulosa de los recursos hídricos, incluso en los países en vías de desarrollo», señala el informe.

Uno de los factores de ahorro de agua que preconiza el informe es el fomento de las energías renovables en detrimento de las centrales térmicas, grandes consumidoras de agua y que en la actualidad producen el 80 % de la electricidad en el mundo.

Para tomar este tipo de decisiones, señalan los autores, es preciso que «los poderes públicos puedan influir en las decisiones estratégicas que tienen repercusiones determinantes en la perdurabilidad de los recursos hídricos».

Otro de los métodos de ahorro puede proceder de la subvención a la agricultura con sistemas de regadío eficientes, lo que atacaría otra de las principales fuentes de gasto de agua.

Todavía quedan en el mundo 748 millones de personas que no tienen acceso a agua preservada de contaminación y las primeras víctimas de esta situación son los pobres, los marginados y las mujeres, según el estudio.