Un equipo internacional de científicos descubre más de 20 nuevas secciones del código genético que están vinculadas a la hipertensión

Un equipo internacional de científicos descubrió 22 nuevas secciones del código genético que están vinculadas a la hipertensión, o alta presión arterial.

Según los estudios, en los que participaron unos 350 científicos de 234 instituciones en 24 países, «el hallazgo representa un gran avance en nuestro entendimiento del impacto de la herencia en la presión arterial».

Y ofrece la posibilidad de desarrollar nuevos tratamientos para la prevención de infartos y derrames cerebrales, las principales causas de muerte en el mundo.

Los estudios, publicados en las revistas NatureNature Genetics, mostraron que casi todos los seres humanos tenemos alguna de las variantes genéticas que influyen en la presión arterial.

Se sabe que la hipertensión puede ocurrir en varios miembros de la misma familia, y también se sabe que hay factores de riesgo que influyen en el trastorno, como obesidad, falta de ejercicio y la cantidad de sal que consumimos en la dieta.

Aunque los factores de estilo de vida son bien conocidos, el elemento genético de la hipertensión había sido hasta ahora muy poco entendido.

Rompecabezas

En el primer estudio, los científicos analizaron datos de más de 270.000 personas de 24 países.

Identificaron 16 nuevas regiones en el genoma que están vinculadas a la presión arterial.

Uno de los investigadores, el profesor Mark Cauldfield de la Escuela Médica de Londres y el Hospital Barts, expresa que cada una de esas variantes genéticas se encuentran en por lo menos 5% de la gente, aunque algunas de éstas son mucho más comunes.

«Esto está teniendo una influencia en toda la población» dice el investigador.

Con las variantes descubiertas los investigadores pudieron confirmar la influencia de otras 12 regiones que previamente habían sido identificadas.

Tal como explican los científicos, el descubrimiento de la base genética de la presión arterial muestra procesos en el organismo que algún día podrán ser tratados con medicamento.

Entre los procesos que pueden ser blanco de nuevas terapias está una serie de reacciones químicas que involucran óxido nítrico, que se encarga de abrir los vasos sanguíneos.

Tal como explica el profesor Cauldfield «hay un enorme potencial al trasladar estos hallazgos del laboratorio a la clínica».

«Existen fármacos, ya sea en desarrollo o disponibles, que pueden ser considerados».

Sin embargo, los científicos afirman que tan sólo han descubierto el 1% de las causas genéticas que contribuyen a la presión arterial.

Un segundo estudio identificó otras seis nuevas secciones del código genético vinculadas al trastorno.

Según el profesor Peter Weissberg, de la Fundación Británica del Corazón, «investigadores de todo el mundo ahora han identificado algunos de los genes vinculados al control de la presión arterial».

«Esto puede preparar el camino para encontrar nuevos tratamientos en el futuro».

«Pero tus genes son sólo una pieza del rompecabezas. Es menos probable que una persona desarrolle hipertensión si se adhiere a una dieta sana, hace ejercicio y mantiene un peso saludable» agrega el experto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.