Un fármaco experimental que se dice reduce el riesgo de contraer VIH es recibido con cautela por los expertos

gg.jpgCientíficos en Estados Unidos están probando una nueva estrategia para reducir la propagación del VIH, el virus que causa el SIDA.
Es la llamada Profilaxis de Preexposición o PrEP (en sus siglas en inglés), una píldora que tomada diariamente por la gente sexualmente activa podría reducir el riesgo de contraer el virus.
Los expertos, sin embargo, se muestran cautelosos, porque temen que este fármaco de a la gente un falso sentido de seguridad alentándola a tener relaciones sexuales sin protección.
Y como consecuencia, dicen, se propagaría aún más el virus que ya contagia a 7.000 personas cada día.
Pero sin contar aún con una vacuna efectiva contra el VIH, la evidencia sugiere que la PrEP, junto con otros métodos profilácticos, podría ser una estrategia importante de prevención.
«Han surgido muchos rumores sobre PrEP» expresó el doctor Anthony Fauci, jefe del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos.
«Pero también hay un cauteloso optimismo de que este método funcionará».
El tratamiento se centra en dos fármacos: el tenofovir disoproxil fumarate que puede ser utilizado solo o combinado con emtricitabine.
Ambos medicamentos ya se usan alrededor del mundo como tratamiento antirretroviral para adultos contagiados con VIH.
Y según los expertos, los fármacos han demostrado tener muy pocos efectos secundarios, comparados con otros tratamientos contra el VIH.
Ahora, sin embargo, los Centros de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) están llevando a cabo ensayos clínicos para determinar si estos fármacos pueden ser bien tolerados por las personas VIH negativas.
La base de la estrategia es ofrecer un método preventivo antes de la exposición a un agente infeccioso, algo similar a lo que se hace contra la malaria hoy en día.
La persona que viaja a una zona donde la enfermedad es endémica por lo general recibe medicamentos antes y durante el viaje para prevenir la enfermedad.
De esta forma, la medicina que evita el contagio ya está en la corriente sanguínea antes de que el individuo se exponga al agente infeccioso.
Los investigadores creen que lo mismo podría hacerse para proteger a la gente contra el VIH.
En teoría, si se puede inhibir la replicación del virus desde el momento en que entra al organismo, éste no sería capaz de establecer una infección permanente.
Según los CDC los estudios con animales han demostrado que el tenofovir, administrado antes e inmediatamente después de la exposición a un retrovirus similar al VIH, logró reducir la transmisión en los monos.
Y también, agregan, los estudios con animales demostraron también que la administración de tenofovir combinado con emtricitabine antes de la exposición, logró proteger «significativamente» a monos que habían sido expuestos repetidamente a un virus como el VIH.
Si los ensayos clínicos de la PrEP resultan exitosos, ésta píldora, afirman los expertos, podría salvar millones de vidas en todo el mundo.
Los críticos señalan, sin embargo, que la PrEP podría convertirse en una tableta que dé a la gente luz verde para llevar a cabo relaciones sexuales sin protección o intercambiar agujas para inyectarse drogas.
Pero ante la falta de progreso en la búsqueda de una vacuna efectiva -en 25 años sólo dos candidatas han llegado a la etapa final y ambas fracasaron- esta estrategia parece ser la herramienta potencialmente más accesible.
Los programas para cambiar la conducta sexual de la gente han contribuido a dramáticas reducciones en el número de personas contagiadas con VIH.
Pero todavía hay en el mundo 33 millones de personas contagiadas con el virus y muchas más en riesgo de contagiarse.
Se espera que los resultados de las pruebas estén disponibles el próximo año.
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.