Un grupo de científicos refuta la controvertida teoría de Stephen Hawking sobre los agujeros negros

Unos investigadores sugieren haber resuelto la llamada «paradoja de Hawking» luego de determinar que los agujeros negros poseen una propiedad llamada «cabello o pelo cuántico».

En la década de 1970, el reconocido físico británico, Stephen Hawking, generó un importante intercambio de opiniones tras asegurar que había un error en la teoría de la relatividad general y en la mecánica cuántica, dos pilares fundamentales de la física para explicar y comprender el universo.

Las controvertidas aprensiones de Hawking, fallecido en 2018 tras batallar largamente contra la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), fueron llamadas «Paradoja de la pérdida de información en agujeros negros», pero con el tiempo quedó con el nombre de la «paradoja de Hawking». Hasta ahora, nadie había podido rebatir su planteamiento.

El pelo o cabello cuántico

En la década de 1960, el físico estadounidense, John Archibald Wheeler, había propuesto el «teorema de no pelo» (no hair theorem, en inglés), que dice de manera simplista que los agujeros negros son calvos porque carecen de información o no tienen rasgos distintivos.

Sin embargo, recientemente, y según detalla un estudio publicado por la revista Physical Review Letters, unos científicos han encontrado una respuesta para refutar los planteamientos de Hawking -y de Wheeler- sobre los agujeros negros, tras haber demostrado que estos sí poseen «cabello o pelo cuántico».

El equipo de investigadores sugiere que los agujeros negros son mucho más complejos de lo que se creía, por lo tanto, peludos. Según ellos, cuando un agujero negro colapsa, este deja una débil huella en su campo gravitarorio, lo que recibió el nombre de «pelo cuántico».

Refutando a Hawking

En esta oportunidad, el llamado «teorema del sí pelo» pretende resolver la paradoja de Hawking tendiendo un puente entre la teoría de la relatividad general y la mecánica cuántica, mediante una nueva formulación matemática. De esta manera, los científicos aseguran no violar ninguna de las dos teorías esenciales.

«Una de las consecuencias de la paradoja de Hawking fue que la relatividad general y la mecánica cuántica eran incompatibles. Lo que estamos descubriendo es que son muy compatibles», aseguró a la BBC Xavier Calmet, director de la investigación y profesor de la Universidad de Sussex.

«Nuestra investigación demuestra que las dos teorías pueden utilizarse para hacer cálculos coherentes de los agujeros negros y explicar cómo se almacena la información sin necesidad de una física nueva y radical», agregó Calmet al británico The Guardian.

No obstante, lo dicho, la discusión no está cerrada. Muchos científicos llevan varios años intentando resolver la paradoja de Hawking. Por lo demás, no hay una forma de probar la teoría mediante observaciones astronómicas: los agujeros negros tienen una fuerza de gravedad tan alta que nada puede escapar de ellos, ni siquiera la luz, lo que dificulta aún más su observación, su estudio y su comprensión.