Un hombre de 72 años accedió a donar esperma para su hijo y su nuera que no pueden concebir

_44159265_sperm_cells203.jpgEl donante ayudará de esta manera a su hijo y su nuera, que hasta ahora no han podido concebir, incluso después de seguir un tratamiento de fertilización in vitro (IVF, por sus siglas en inglés).
El doctor Kamal Ahuja, co director de la clínica London Women’s Clinic, que lleva el caso, dijo que antes de decidir seguir adelante con la donación se hicieron consultas durante meses con organizaciones independientes y comités éticos.
El doctor Peter Bowen-Simkins, de la misma clínica, dijo que nunca se había encontrado con un caso similar, no obstante, explicó que los avances en los tratamientos de fertilidad permiten que hoy en día se consideren todo tipo de opciones.
«Obviamente, la suegra de la mujer ha estado incluida en todas las conversaciones, pero no tiene ninguna objeción», dijo.
«La sociedad ha cambiado sus percepciones sobre lo que es aceptable y lo que no. En este caso, que la identidad del niño sea similar a la de los suyos era un factor muy importante», añadió.
«El marido no tiene hermanos, por eso le pidió ayuda a su padre», explicó.
Los exámenes preliminares indican que el esperma es viable.
No es poco común que los hombres continúen produciendo esperma saludable a los 70 e incluso a los 80 años de edad.
A pesar de la curiosidad del caso, este proceso de fertilización no requirió un fallo de la Autoridad para la Fertilización Humana y la Embriología (HFEA, por sus siglas en inglés), el organismo que regula el sector en Reino Unido.
Según una portavoz de esa autoridad, las donaciones por parte de miembros de la familia están permitidas por la ley.
Una vez que el donante consiente el uso de su esperma para un tratamiento de fertilidad, renuncia a sus derechos legales o paternales sobre el niño nacido a partir de su esperma.
No obstante cuando el niño cumple los 18 años tiene el derecho de averiguar la identidad del padre donante.
Pero el doctor Allan Pacey, profesor de la Universidad de Shefield y Secretario de la Sociedad Británica de Fertilidad, más que por las cuestiones éticas se mostró preocupado por la seguridad.
«A nivel de genética, el esperma de los hombres de más edad no es tan bueno como el de alguien de unos 25 años», puntualizó.
«Cada vez hay más evidencias que demuestran que el esperma de los hombres mayores aumenta el riesgo de aborto y de que el niño tenga enfermedades», dijo.
«Desde el punto de vista de una práctica ideal, los donantes no deberían superar los 40 años de edad», concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.