Un nuevo estudio determina que fue el cambio climático el factor que provocó la desaparición de los mamuts

Los humanos no fueron culpables en la desaparición de los mamuts, como se creía, sino la progresiva desaparición de las praderas que los alimentaban, afirma una investigación de la Universidad de Durham, en Reino Unido.

Las razones acerca de la extinción de estos animales no eran claras y han generado un acalorado debate entre la comunidad científica.

La investigación reveló que luego de la fría fase en la última edad del hielo hace 21.000 años, hubo un gran declive en el pasto de los que se alimentaban los mamuts.

El mamut lanudo o de la tundra era común en muchos lugares de Europa. Pero se retiró al norte de Siberia hace 14.000 años, dónde finalmente murió hace 4.000 años.

Algunos científicos han argumentado durante años que la principal razón de su desaparición fue el cambio climático, mientras que otros afirman que se debió más bien a la presión de una población humana creciente, o incluso al impacto de un meteorito.

Ahora, según el profesor Brian Huntley, de la Universidad de Durham, el debate ha finalizado.

«Nuestros resultados sugieren que es el cambio climático, a través del efecto que tuvo en la vegetación, lo que causó la reducción de la población y la extinción última de mamuts y otros herbívoros de gran tamaño», afirmó.

El profesor Huntley y sus compañeros crearon una simulación por computadora de la vegetación en Europa, Asia y América del Norte a lo largo de los últimos 42.000 años.

Para ello combinaron estimaciones de cómo era el clima en este período con modelos acerca de cómo las distintas vegetaciones crecieron en distintas condiciones.

Y encontraron que las condiciones frías y secas durante la edad de hielo, con reducidas concentraciones de dióxido de carbono, no favorecieron el crecimiento de los árboles.

De forma que en lugar de bosques había inmensas áreas de pasto, que eran ideales para herbívoros de gran tamaño, como los mamuts lanudos.

Como resultado de un clima más templado y húmedo, y el incremento de dióxido de carboneo al final de la edad de hielo, los árboles surgieron a costa de las grandes áreas de pasto.

«En el punto álgido de la edad de hielo, los mamuts y otros grandes herbívoros habrían tenido más comida para alimentarse», explicó Huntley.

«Pero a medida que avanzamos a la era post glacial, los árboles desplazaron los ecosistemas herbáceos y redujeron significativamente la zona de pasto», concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.