Un nuevo organismo para promover la adaptación y uso de energías renovables en el mundo será inaugurado en Bonn, Alemania

_45413624_renova11.jpgEl objetivo, afirman sus creadores, es reemplazar la dependencia global en las energías convencionales, como petróleo y carbón, con fuentes de energía renovable como el viento, el agua y el sol.
Representantes de más de 100 países asisten a la conferencia de inauguración de la nueva Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA).
La idea de crear un organismo para promover las energías renovables surgió hace dos décadas en la Agencia Europea para las Energías Renovables (EUROSOLAR) y el Consejo Mundial para Energías Renovables (WCRE).
El proceso de creación de IRENA finalmente fue iniciado por el gobierno alemán, que ahora, junto con España y Dinamarca, dirigen la fundación del organismo.
«Las energías renovables tienen una serie de barreras para penetrar en el mercado» dijo Josep Puig, del Comité Ejecutivo de EUROSOLAR, la Agencia Europea para las Energías Renovables y quien ha estado promoviendo la fundación de IRENA.
«Por eso IRENA pretende ayudar a superar estas barreras sobre todo en los países que no disponen de la tecnología para aprovechar estas fuentes», agrega.
Entre estas barreras está la enorme inversión y planeación que se necesita para poner en práctica la infraestructura necesaria de tecnología renovable.
Los críticos afirman que sería más barato para el mundo pagar a los países en desarrollo para controlar la deforestación, o construir «depósitos» de carbón reforestando los bosques.
Y muchos han expresado dudas de que la enorme inversión en infraestructuras como granjas eólicas no es un método rentable para reducir las emisiones de carbono que están causando el calentamiento global.
Tal como señala Josep Puig, el objetivo de IRENA es «establecer un marco global para que todos los países, principalmente los desarrollados, logren crear medios para que estas tecnologías puedan estar al alcance de los países menos desarrollados».
«Estos son los países que dependen de fuentes de energía no renovables, como el petróleo, que muchos de ellos deben importar porque no lo tienen».
«Entonces, crear medios -incluidos los económicos y financieros- para desarrollar políticas energéticas basadas en fuentes renovables es uno de los objetivos de IRENA», expresa el funcionario.
«Queremos movilizar fondos, movilizar conocimientos y todo lo que sea necesario para que las fuentes de energía renovables lleguen a ser las dominantes para cubrir las necesidades energéticas de las poblaciones», agrega Josep Puig.
Se trata dice el experto, de que los países que han sido más exitosos en la transferencia a estas tecnologías, como España y Alemania, ayuden a los que no han tenido tanto éxito en dejar atrás su dependencia al petróleo y carbón.
Se espera que la agencia, coordine el uso de energías renovables en todo el mundo.
Tal como señala Josep Puig, se trata de que a medida que se extienda su uso, principalmente en el mundo desarrollado, se extiendan también las mejores prácticas y los mejores procedimientos para hacer que estas tecnologías sean rentables y estén al alcance de todos.
Hasta ahora, 51 naciones ya anunciaron que firmarán el tratado de membresía.
Pero hay un gran ausente: Estados Unidos. Aunque se espera que, bajo la nueva administración de Barack Obama, este país se una pronto a este esfuerzo internacional.
«Después del discurso en que el nuevo presidente dijo que el sol, el viento, el agua y la tierra tienen que cubrir las necesidades de las sociedades modernas -dice Josep Puig- esperamos que Estados Unidos se incorpore rápidamente a IRENA».
Tal como señalan los expertos, cada vez hay más consenso en que las energías renovables son muy importantes en muchos niveles, desde seguridad energética y crecimiento hasta desarrollo y medio ambiente.
Y tal como expresa Josep Puig, incluso hasta los poderosos países productores de petróleo se están ya dando cuenta de esto.
«Muchos de estos países productores de petróleo también tienen un enorme potencial en fuentes de energía renovables».
«Y muchos de ellos ya se están dando cuenta de que el negocio del petróleo no va a durar toda la vida, sino que es un recurso finito que cada vez será más caro y ya no estará al alcance de todos», expresa Josep Puig.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.