Un nuevo tratamiento antimicrobiano puede hacer que la ropa permanezca libre de gérmenes por siempre

El producto, desarrollado por científicos de la Universidad de Georgia, en Estados Unidos, puede aplicarse sobre cualquier prenda.

Está principalmente pensado para ser utilizado en centros de salud, como hospitales.

Hoy en día ya existen otros materiales impregnados con químicos, que se les agregan durante el proceso de fabricación.

El nuevo producto se puede aplicar a materiales sintéticos y naturales; a ropa, alfombras, zapatos y hasta plásticos.

Limitación

En un artículo publicado en la revista Applied Materials and Interfaces(Materiales e Interfases Aplicados) de la Sociedad Química de EE.UU., Jason Locklin y sus colegas, dicen que su creación mata una amplia gama de patógenos, como estafilococos, estreptococos y E. coli, entre otros.

Muchos son causantes de enfermedades, destruyen las telas, manchan o generan olores.

Al probar el producto, los científicos detectaron que una única aplicación era suficiente para detener todo crecimiento bacteriano si la temperatura se mantenía debajo de los 37° centígrados.

Y luego de varios lavados con agua caliente el tratamiento permanecía en su lugar.

Tal vez una de sus limitaciones radica «en el tiempo que tarda en ‘curarse'», le dijo a BBC Mundo Locklin.

«Utilizamos una fotoquímica específica para crear un enlace covalente (un tipo de unión química) entre plástico y polímero antimicrobiano que puede resultar muy lento para líneas de producción de alta velocidad».

Campo médico

Aunque potencialmente puede utilizarse en varios campos, su principal aplicación será en el sector de la salud.

De acuerdo con los Centros de Prevención y Control de Enfermedades de EE.UU., alrededor de uno de cada 20 pacientes contrae una infección intrahospitalaria.

Batas, uniformes y guantes son conocidos por acumular microbios.

«La propagación de patógenos sobre telas y plásticos es una preocupación creciente, especialmente en instalaciones de salud y hoteles, que son ambientes ideales para la proliferación de microorganismos muy dañinos», dijo Locklin.

También es algo que la gente intenta controlar en el hogar, especialmente en relación a los envoltorios de alimentos, muebles de plástico y juguetes.

De hecho los investigadores están pensando en usos más allá de la medicina, por ejemplo en el campo de la agricultura.

Hay una investigación que «busca aplicar esta tecnología a proteger semillas de la contaminación de plantas patógenas, responsables de grandes pérdidas en el campo todos los años», dijo Gennaro Gama, de la Fundación de Investigación de la Universidad de Georgia, vinculado con la difusión del proyecto.

Cómo funciona

«La tecnología tiene dos elementos, uno es el responsable de que la solución permanezca estable en la superficie tratada y el otro es el que ofrece las características antimicrobianas. Las fibras (o las prendas terminadas, como camisas o calcetines) se pueden rociar con, o sumergir en, una solución que contiene la invención del Dr. Locklin. Luego se expone a luz ultravioleta (por ejemplo la luz del sol) que genera la unión permanente.»

Gennaro Gama, Fundación de Investigación de la Universidad de Georgia

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.