Un sofisticado escáner revela que la anorexia está relacionada con patrones de la actividad cerebral

_44274824_071202anorexia1.jpgEl desorden alimenticio conocido como anorexia está relacionado con patrones que se producen durante la actividad cerebral.
Incluso mujeres jóvenes que en el proceso de recuperación de la anorexia mantuvieron un peso saludable durante más de un año, tuvieron modelos de actividad cerebral enormemente diferentes.
Los resultados del estudio, que fueron publicados en la revista especializada American Journal of Psychiatry, apuntan a una región del cerebro vinculada a la ansiedad y al perfeccionismo.
Los investigadores de la universidad de Pittsburgh dijeron que el hallazgo puede ayudar al desarrollo de nuevos tratamientos.
El estudio también puede explicar por qué las personas con anorexia nerviosa son capaces de negarse los alimentos. 
Se estima que una de cien mujeres entre los 15 y 30 años tiene anorexia.
El principal síntoma es la implacable búsqueda del adelgazamiento por medio de rígidas dietas.
La anorexia es un desorden alimenticio que puede convertirse en una amenaza para la vida.
El doctor Walter Kaye y su equipo analizaron los casos de 13 mujeres saludables y de 13 mujeres que se estaban recuperando de la anorexia.
A todas se les pidió que participaran en un juego de computadora, en el que las respuestas correctas fueron premiadas financieramente.
Al mismo tiempo, los investigadores observaron lo que sucedía en la mente de las mujeres por medio de un escáner cerebral llamado imaginología por resonancia magnética funcional.
Durante el juego, las regiones del cerebro de cada grupo se iluminaron de maneras diferentes.
Mientras el área del cerebro dedicada a las respuestas emocionales mostró notables diferencias al ganar y al perder el juego en las mujeres saludables, las pacientes con un historial de anorexia manifestaron una pequeña diferencia entre la victoria y la derrota.
El doctor Kaye dijo que, cuando se padece de anorexia, esa mínima diferencia podría tener un impacto en el disfrute de los alimentos.
«Para las personas anoréxicas, quizás, es difícil apreciar placer inmediato si no se siente mucha diferencia de una experiencia negativa», dijo el especialista.
Otra parte del cerebro, llamada núcleo caudado, que está envuelta en vincular acciones a resultados y a la planificación, mostró ser más activa en mujeres con un pasado con anorexia que las integrantes del grupo de control.
El grupo de mujeres que había sufrido del desorden alimenticio tendió a presentar preocupaciones obsesivas y exageradas, buscaron reglas donde no había ninguna y estuvieron demasiado tensas por cometer errores, dijo Kaye.
«Hay aspectos positivos de este tipo de temperamento. Poner atención en los detalles y cerciorarse de que las cosas se hacen de la forma más correcta posible son rasgos constructivos en carreras como medicina o ingeniería».
Sin embargo, desarrollar en extremo pensamientos obsesivos puede ser doloroso.
El doctor Ian Frampton de la Universidad de Exeter, quien ha estado conduciendo los estudios en pacientes con anorexia dijo: «Esto muestra cuán importante podría ser el cerebro para los desordenes alimenticios».
«Hay muchas interconexiones en el cerebro que hacen que alguien vulnerable desarrolle desórdenes alimenticios».
Establecer una causa neurobiológica podría ayudar a remover el estigma que rodea a la anorexia.
Una vocera de la Asociación de Desordenes Alimenticios, BEAT, dijo: «Esto demuestra cuán complejos son los desordenes alimenticios y subraya que deberían ser tratados como serias enfermedades mentales y no como una tonta dieta que va mal».
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.