Una cama con sensores podría convertirse en la mejor enfermera de los pacientes con problemas cardíacos

_44444916_bed203.jpgTambién se espera que un sistema similar se implemente en prendas de vestir, pues mecanismos de ese tipo podrían reducir las necesidades de emergencias hospitalarias.
El proyecto será patrocinado por la Unión Europea y está liderado por el fabricante de electrodomésticos Phillips.
Un grupo de cardiólogos del Reino Unido está ayudando a desarrollar los aparatos que, dice, serán la clave para lidiar con problemas de salud de largo plazo.
La cama incluirá no sólo un monitor electrónico que mida la presión sanguínea, sino también sensores para evaluar los ritmos cardíaco y respiratorio, y el movimiento corporal mientras el paciente duerme.
Además, la persona podrá vestir un chaleco hecho de tejido de electrodos que proveerá un electrocardiograma completo.
Toda la información será analizada en un PDA y los resultados serán enviados por medio de una línea telefónica o una conexión de banda ancha a los médicos.
El aparato podría incluso ofrecer algunas claves sobre el sueño interrumpido a través de la medición de modelos de las fases del sueño.
El profesor John Cleland, director de cardiología de la Universidad de Hull, Inglaterra, dijo: «El desafío más grande y la oportunidad más importante para el tratamiento de condiciones médicas de largo plazo es ayudar a los pacientes a que se ayuden a sí mismos».
«Investigar directamente en la gente que necesita ayuda y no sólo en los servicios que se les prestan tiene sentido en términos de mejorar su atención y hacerla más asequible y efectiva, especialmente si se toman en cuenta variables como la escasez de enfermeras o de recursos médicos», dijo Cleland.
El doctor Nick Robinson, miembro de la Sociedad Real de Medicina del Reino Unido, dijo que aunque las tecnologías que permiten la acumulación, almacenamiento y transmisión de la información se estaban volviendo cada vez más disponibles, los doctores podrían enfrentar problemas a la hora de interpretar los resultados.
«Nosotros estamos acostumbrados a decidir en base al procedimiento de tomar la presión sanguínea en periodos ocasionales. Su lectura posterior nos da la evidencia para intervenir», dijo el especialista.
«El desafío real de esta tecnología no es sólo medir, sino entender qué hacer con esas mediciones para no caer constantemente en falsa alarmas», dijo Robinson.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.