Una expedición científica descubrió en el mar Caribe las fisuras eruptivas de volcanes submarinos más profundas del mundo

Se trata de enormes chimeneas ubicadas a cinco kilómetros por debajo de aguas ricas en minerales, en el lecho de la Fosa de las Islas Caimán.

Esas aguas son hábitat de parte de la fauna marina más desconocida del planeta, y la expedición estima que ha descubierto nuevas especies en esos abismos profundos con escasa presencia de vida.

Las chimeneas submarinas sostienen colonias que viven en condiciones extremas, en un ecosistema que no depende de la luz solar como fuente de energía.

La expedición, del Centro Nacional Oceanográfico de Southampton, en el Reino Unido, se servirá de un robot submarino denominado Autosub6000 y del HyBIS, un vehículo de aguas profundas, para estudiar esa fauna por primera vez.

Además, los científicos investigarán la geología de la zona y las aguas calientes que emanan de las chimeneas volcánicas.

Las fisuras eruptivas de los volcanes submarinos emiten aguas ricas en minerales lo suficientemente calientes como para derretir plomo.

Ese tipo de fisuras fue descubierto hace unos treinta años en el Océano Pacífico, y suele hallarse a una profundidad de hasta unos tres kilómetros a lo largo de las cadenas volcánicas submarinas en todo el mundo.

Este año, por primera vez ecosistemas similares a los descubiertos en el Caribe comenzarán a ser explotados por parte de compañías mineras en las cercanías de Papua Nueva Guinea.

Esas chimeneas volcánicas son ricas en minerales como oro, plata, cobre y zinc.

Sin embargo, las explotación minera ha generado controversia debido a que las propias compañías admitieron que habrá destrucción en el lecho marino y grupos ambientalistas expresaron indignación al asegurar que se va a perder un hábitat único sin siquiera llegar a saber qué guarda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.