Una nueva investigación explica porqué la niñez va unida a una compulsión por lo dulce y azucarado

_45600171_sweet2.jpgSe sabe que la compulsión por el azúcar es parte integral de la niñez, y ahora una nueva investigación descubrió porqué los niños suelen ser tan golosos
El estudio llevado a cabo en Estados Unidos encontró una relación entre el crecimiento y la necesidad de comer productos azucarados.
La investigación, llevada a cabo por científicos de la Universidad de Washington y el Centro Monell en Pensilvania, demostró que los niños que prefieren las bebidas más dulces son los que están desarrollándose más rápido.
«La relación entre el gusto por lo dulce y el crecimiento tiene sentido» explicó la doctora Danielle Reed, una de las autoras del estudio.
«Porque cuando el crecimiento ocurre rápidamente, las demandas calóricas aumentan».
Los científicos utilizaron lo que dicen es un método de «sorbe y escupe» para probar la preferencia de los niños de bebidas azucaradas.
«Los niños adoran los dulces» dice Susan Coldwell, de la Universidad de Washington, quien dirigió el estudio.
«Sabemos que le ponen azúcar a los cereales azucarados. Pero este amor por lo dulce parece disminuir con la edad».
El estudio llevado a cabo en Estados Unidos encontró una relación entre el crecimiento y la necesidad de comer productos azucarados.
La investigación, llevada a cabo por científicos de la Universidad de Washington y el Centro Monell en Pensilvania, demostró que los niños que prefieren las bebidas más dulces son los que están desarrollándose más rápido.
«La relación entre el gusto por lo dulce y el crecimiento tiene sentido» explicó la doctora Danielle Reed, una de las autoras del estudio.
«Porque cuando el crecimiento ocurre rápidamente, las demandas calóricas aumentan».
Los científicos utilizaron lo que dicen es un método de «sorbe y escupe» para probar la preferencia de los niños de bebidas azucaradas.
«Los niños adoran los dulces» dice Susan Coldwell, de la Universidad de Washington, quien dirigió el estudio.
«Sabemos que le ponen azúcar a los cereales azucarados. Pero este amor por lo dulce parece disminuir con la edad».
Los científicos descubrieron que los niños con una alta preferencia de azúcar tenían también este compuesto en la orina.
«Esto demuestra por primera vez un vínculo entre la preferencia del azúcar y la necesidad biológica» dice Danielle Reed.
«Los niños están programados para tener un gusto dulce porque éste satisface una necesidad biológica que los empuja hacia fuentes de energía».
«Cuando los marcadores de crecimiento de huesos comienzan a disminuir en la niñez, también se reduce la preferencia que los jóvenes muestran por soluciones altamente azucaradas», agrega la investigadora.
Los científicos planean ahora estudiar cuál es el factor relacionado al crecimiento que envía las señales al cerebro que influyen en las preferencias dulces de los niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.