Una sesión corta pero intensa de ejercicio podría reducir el riesgo de diabetes y enfermedades del corazón

_45422559_ejercicio203.jpgUna rutina corta e intensa de ejercicio -como una aceleración rápida- podría reducir dramáticamente el riesgo de desarrollar diabetes y enfermedad del corazón.
Así lo indica un estudio publicado en BMC Endocrine Disorders (BMC Trastornos Endocrinos), llevado a cabo en la Universidad Heriot-Watt, en Escocia.
Según los investigadores, más que pasar largas horas en el gimnasio, la gente debería concentrarse en ejercicio breve e intenso que dure sólo unos pocos minutos.
El ideal, afirma el profesor James Timmons -que dirigió el estudio- son 4 aceleraciones de 30 segundos en una bicicleta fija tres veces a la semana.
Según el científico, este tipo de ejercicio tiene un «efecto importante» en la capacidad del organismo para procesar azúcar.
Agrega que la gente, principalmente aquellos con poco tiempo para llevar a cabo largas rutinas de actividad física, podría beneficiarse con este tipo de ejercicio breve y riguroso.
«El riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular y diabetes tipo 2 se reduce sustancialmente con la actividad física regular», afirma el investigador.
«Desafortunadamente, mucha gente siente que no tiene tiempo de seguir las actuales recomendaciones para ejercitarse (al menos 20 minutos diarios)», agrega. 
«Descubrimos que realizando ejercicios musculares intensos, cada uno de unos 30 segundos, se mejora dramáticamente el metabolismo de la persona en sólo dos semanas».
Para determinar el efecto de lo que llama «entrenamiento de intervalos de alta intensidad» en los procesos metabólicos, el científico estudió a 16 hombres sedentarios que llevaron a cabo tres sesiones de ejercicio cada siete días durante dos semanas.
Cada sesión consistía de hasta 4 aceleraciones de 30 segundos en la bicicleta fija.
En cada aceleración los hombres debían ejercitarse lo más rápido posible durante los 30 segundos y tomar unos minutos de descanso total entre cada aceleración.
A las dos semanas, el científico afirma que encontró una mejora de 23% en las funciones de la insulina.
Y aunque el estudio fue llevado a cabo con hombres jóvenes, el profesor Timmons cree que esta rutina podría beneficiar a gente de todas las edades y de ambos sexos.
«Esta investigación analizó la forma como nuestro organismo descompone los depósitos de glucógeno», dice el investigador.
«En la diabetes, hay un exceso de glucosa que está circulando en la sangre en lugar de estar almacenada en los músculos, que es donde debería estar», explica.
(El glucógeno es la forma almacenada de la glucosa en nuestro cuerpo).
«Si sacamos el glucógeno de los músculos por medio del ejercicio -agrega el científico- los músculos entonces pueden retirar el exceso de glucosa que circula en la sangre».
Según el profesor Timmons «si usted sale a correr o a trotar lo que hace es oxidar su glucógeno pero no logra reducir los niveles del compuesto en sus músculos».
«La única forma de llegar a este glucógeno es por medio de contracciones muy intensas en los músculos».
El científico cree que si las personas de 20, 30 y 40 años hacen estos ejercicios dos veces a la semana, se podría ver un «dramático efecto en la futura prevalencia de diabetes tipo 2».
Por eso, dice, es necesario llevar a cabo una revisión de las actuales recomendaciones sobre cuánto ejercicio debe realizar la gente.
Otros expertos afirman, sin embargo, que este estudio es muy pequeño y es necesario llevar a cabo más investigaciones para confirmar estos resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.