Vecinos del lugar donde cayó el meteorito en Perú cerca de la frontera con Bolivia informan de dolores de cabeza y mareos

meteoro1.jpgEn Perú científicos fueron enviados a recolectar muestras de un objeto no identificado que se cree es un meteorito- que cayó en el departamento de Puno, en la región andina cerca de la frontera con Bolivia.
El temor de haber contraído alguna extraña enfermedad preocupa a los pobladores de Carancas, la remota aldea en Puno donde al parecer se estrelló un cuerpo celeste el fin de semana.
El sábado se descubrió un enorme cráter en las cercanías de la población y los lugareños afirman que es el resultado del impacto de un meteorito.
Desde entonces, aseguran que los olores nauseabundos que emanan del sitio han provocado jaquecas, náuseas y diarrea.
Algunos sostienen, incluso, que el impacto ha provocado un cambio climático a pequeña escala: «El clima ha cambiado, el frío subió y el viento está muy fuerte. Debe ser el meteorito que cayó», dijo un vecino al diario boliviano La Razón.
Un grupo de científicos de la Universidad Nacional de San Agustín de Lima partirá hacia la zona del cráter, relatan los diarios peruanos.
Recolectarán muestras del objeto no identificado que provocó el foso, para examinarlas luego en la capital, aunque estudios preliminares de expertos bolivianos indican que se trataría efectivamente de un meteorito.
Algunos vecinos de Carancas, una localidad cercana de la frontera con Bolivia, escucharon ruidos de explosión a la hora del mediodía.
Testigos dicen haber visto una bola de fuego, la que creyeron era un avión en llamas.
Varios se acercaron al lugar del impacto, y luego dijeron sentirse mal.
Más tarde llegaron al sitio equipos de rescate y expertos. Siete policías debieron ser internados en un centro asistencial, por falta de oxígeno y deshidratación.
La Dirección Regional de Salud ha enviado una brigada de especialistas para atender a los afectados, y se ha cercado la zona; pero a pesar del pánico, expertos citados por el diario boliviano La Razón sostienen que se trataría de un fenómeno inofensivo.
Según describen las autoridades locales, el cráter tiene 30 metros de diámetro y seis de profundidad.
«Empezó a salir agua hirviendo del hueco, y hay rocas y cenizas alrededor. Los vecinos están conmocionados», dijo Marco Limachi, secretario del Municipio de Desaguadero.
«Los animales no están comiendo y algunas personas presentan cierta tartamudez, al parecer, por el susto y preocupación», agregó el funcionario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.