Washington hace grandes esfuerzos para rescatar la economía estadounidense y alejar la recesión

crecapugbk2cawmd7yycandv20pcarksae5capb2gljca79da4qca9nuk89caa7yqrscacc6j9jcapcb4trcaarjj8bcaj77cp0ca0lgbpcca7cvv6jcacavgvgcai708gpcaas0zjb.jpgUsted podría encontrar cientos de dólares extra en su bolsillo dentro de unos meses, y el gobierno está esperando que usted salga a gastarlos.
Los reembolsos están surgiendo como el elemento clave de un plan para alejar la recesión, apoyado ayer por el presidente Bush, los líderes del congreso y el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke.
La idea es que si las personas gastan más eso impulsará la economía que ha estado mostrando señales de caer en la primera recesión nacional desde el 2001. Los líderes demócratas y republicanos en la Cámara están contemplando reembolsos de entre $300 y $800 por persona.
Todas las conversaciones sobre los esfuerzos de rescate no pudieron tranquilizar a Wall Street. Las acciones industriales de Dow Jones se desplomaron 306.95 puntos ayer, subrayando las crecientes preocupaciones sobre la salud económica del país.
La súbita prisa por tomar acción llega en medio de un aumento de los temores de que una severa caída en el mercado de bienes raíces y la dolorosa crisis de crédito pudieran causar que las personas aprieten sus bolsillos en cuanto a sus gastos y que los negocios pongan un freno a nuevos empleos.
El presidente Bush dijo a los líderes del congreso, en privado, que favorece reembolsos de impuestos para las personas y los negocios, dijeron funcionarios. Bush habló con los congresistas mientras los ayudantes de la Cámara de Representantes trabajaban entre bambalinas en un paquete de emergencia que también pudiera incluir más dinero para los beneficiarios de sellos de alimentos y los desempleados.
Los legisladores y sus ayudantes involucrados en las conversaciones dijeron que los participantes estaban discutiendo opciones que incluyen reembolsos de impuestos de al menos $300 y quizá hasta $800 para individuos y posiblemente $1,600 para matrimonios.
El Presidente no presionó para una extensión permanente de sus recortes fiscales del 2001 y 2003, muchos de los cuales expirarán en el 2010, dijo un funcionario. Eso eliminaría un obstáculo potencial para una acción rápida por parte del Congreso, ya que la mayoría de los demócratas se oponen a hacer esos recortes permanentes.
Bush planeaba explicar su posición hoy, pero no se esperaba que entrara en detalles. La secretaria de prensa Dana Perino, dijo que el Presidente exigiría que cualquier paquete fuera efectivo, simple y temporal.
Bernanke afirmó su apoyo a un paquete de estímulo en una aparición ante el Comité de Presupuesto de la Cámara. Destacó que debe ser temporal e implementarse rápidamente, para que sus efectos económicos puedan sentirse lo más posible en los próximos 12 meses. »Poner dinero en las manos de las familias y las empresas para que lo gasten a corto plazo» es una prioridad, dijo.
Es particularmente importante garantizar que un plan pueda poner efectivo en las manos de las personas de pocos recursos y de la clase media, que son los que probablemente los gasten inmediatamente, dijo, aunque añadió que las investigaciones muestran que la gente acaudalada también gasta algo de sus reembolsos.
Declinó apoyar cualquier enfoque particular pero dijo preferir uno que no tuviera un impacto negativo a largo plazo sobre el déficit gubernamental.
Bush y los líderes del Congreso de ambos partidos se estuvieron consultando ayer vía conferencia telefónica durante unos 30 minutos. Ambas partes estuvieron básicamente de acuerdo en que necesitaban cooperar para hacer algo rápidamente, dijo Perino.
»Hay razón para sentirse esperanzado cuando el Presidente reconoce que hay un problema en el país», dijo posteriormente la presidenta de la Cámara Nancy Pelosi, demócrata por California. Ella ha mencionado un paquete de unos $100,000 millones o más.
La prisa por adoptar un plan de estímulos subrayó el imperativo político de responder a una creciente preocupación sobre la posibilidad de recesión.
Ayudantes de los demócratas y republicanos de la Cámara revisaron un incipiente plan que incluye reembolsos de impuestos para individuos –de $300 a $800–, exenciones para negocios y más fondos para ayudar a los que reciben sellos de alimentos y los desempleados. Entre las proposiciones que también están en consideración se encuentra ayuda adicional para ayudar a los estados a terminar proyectos de construcción, según dijeron funcionarios familiarizados con las discusiones.
El líder republicano de la Cámara, John Boehner, de Ohio, dijo sentirse alentado, al igual que el líder de la mayoría Steny Hoyer, demócrata por Maryland.
Pelosi dijo querer que se aprobara legislación en un mes y afirmó que el gobierno tiene que «gastar el dinero, invertir los recursos, dar el alivio impositivo en una forma que inyecte demanda en la economía, hay que poner esa ayuda en las manos de quienes más lo necesitan y en la clase media… para que podamos crear empleo».
Por ahora, Bernanke se mostró esperanzado de que el país pudiera evitar una recesión. »En este momento, no estamos pronosticando ninguna recesión sino, mas bien, un crecimiento lento», dijo a los legisladores. «Creemos que vamos a ver un bajo crecimiento ciertamente en el 2008 y probablemente también en el 2009».
Cuando le preguntaron sobre un paquete de estímulos de alrededor de $100,000 millones, dijo que el impacto podría ser »significativo» y no «cosmético».
Provisiones para la cancelación temporal de impuestos a los equipos para los negocios también pudieran estimular los gastos, lo que ayudaría a la economía, dijo Bernanke. Pero advirtió: »Espero que el Congreso pueda resistir elaborar una lista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.