Ya está listo el primer barco de la armada estadounidense equipado con rayos laser

Cada disparo –el chorro o pulso sostenido de láser- cuesta menos de un dólar, así que a poco que resulte efectiva, la nueva arma de la Armada estadounidense puede suponer un ‘cambio de juego’ en la era de controles presupuestarios y de redimensión de efectivos.

El Laser Weapon System (LAWS), sobre el que el Pentágono y sus contratistas llevan tiempo investigando (también Rusia y China están en la carrera), va a ser desplegado por primera vez en un barco, en el Golfo Pérsico, según anunció esta semana el jefe de las operaciones navales estadounidenses, el almirante Jonathan Greenert.

El haz de luz, del diámetro de un céntimo, que junta en un mismo chorro un total de seis lásers, puede destruir o cegar tanto drones como botes patrulla. Por ahora no tiene potencia suficiente para derribar un caza o interceptar misiles, aunque es probable que la tecnología láser consiga ese objetivo. Según un estudio presentado en el Congreso de EEUU, el nuevo equipamiento representa el mismo salto que el que en la década de 1950 supuso la instalación de misiles a bordo.

MENSAJE A IRAN. De momento lo que se instala es un prototipo, pero se ha preferido no esperar un año a tener finalizada la primera unidad, pues se quería enviar un mensaje a Irán, de acuerdo con los medios estadounidenses. Se prevé que dentro de unos meses pueda aumentar la tensión en el Golfo Pérsico ante la parálisis de las negociaciones sobre el programa nuclear iraní

PROS DEL LASER. En primer lugar está su coste. La producción del prototipo tiene un precio de 32 millones de dólares, si bien se estima que la cifra se reducirá notablemente cuando sea producido en serie. El pulso sostenido cuesta menos de un dólar, frente a los 5.000 de un disparo en artillería convencional o los 1,4 millones de dólares que vale cada interceptor de misiles de corto alcance. Otra ventaja es que la munición no se agota, siempre que el barco pueda seguir generando electricidad. Además, el “proyectil” se mueve con la rapidez de la velocidad de la luz.

CONTRAS. El láser no funciona adecuadamente con el mal tiempo, pues el haz se distorsiona si en el aire hay suspendido vapor, arena, humo o polvo. Para operar necesita visibilidad del objetivo. Y el enemigo puede cubrir sus drones o botes con material reflectante que desvíe la luz.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.