Ya hay un robot flexible que podría revolucionar la cirugía no invasiva

_44316149_isnake-heart.jpgUn equipo de científicos en Londres, Reino Unido, está desarrollando una técnica que podría permitirles a los cirujanos realizar operaciones complejas sin tener que cortar la piel del paciente.
Los investigadores, del Imperial College, recibieron US$4,2 millones de financiación para fabricar y poner a prueba un robot quirúrgico llamado «i-Snake» («i-Serpiente»).
El robot, en forma de tubo, utilizará sensores, motores y un sistema de imágenes tridimensionales para hacer operaciones del corazón y diagnósticos de problemas intestinales.
El equipo, que incluye al cirujano Ara Darzi, viceministro de Salud Pública del Reino Unido, estima que las primeras pruebas se podrán llevar a cabo dentro de tres años.
«Las capacidades inigualables de i-Snake en el procesamiento de imágenes y la detección, sumadas a su accesibilidad y su sensibilidad, permitirán realizar diagnósticos y operaciones terapéuticas de mayor complejidad que en la actualidad», dijo el Dr. Darzi.
Según él, «entre los costos beneficios de i-Snake estará la posibilidad de hacer tratamientos más tempranos, más baratos y menos invasivos, y que las operaciones y la recuperación lleven menos tiempo».
«Entre los beneficios intangibles estarán el incremento del cuidado al paciente y la mejora de la calidad de su vida».
El cirujano le explicó a la BBC que con las técnicas actuales de cirugía no invasiva es necesario hacer cuatro o cinco incisiones diferentes.
«Sin embargo, con el robot i-Snake no tendremos que hacer ni siquiera una incisión: podremos llegar al área a través de la boca o de cualquier otro orificio natural», señaló.
Por su parte, el Dr. Ted Bianco, director de transferencia tecnológica en el Wellcome Trust, la organización de beneficencia que financiará el proyecto, dijo: «Ya pasó la época en que el bisturí del cirujano dominaba en el salón de operaciones».
«El futuro de la cirugía está en aparatos inteligentes, como i-Snake», añadió.
Momentos clave de la cirugía no invasiva
Primera década del siglo XX – Se comienzan a usar espejos, luces y lentes conectados a tubos endoscópicos para examinar el interior del cuerpo
Años 30 – La transmisión por fibra óptica ofrece una fuente de luz esencial; los endoscopios son más finos y más flexibles
Años 70 – El uso de cámaras en los endoscopios les permite a los cirujanos realizar operaciones con ayuda de imágenes que ven en una pantalla. El láser comienza a utilizarse en operaciones
Fuente: Ghislaine Lawrence, Museo de Ciencia, Londres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.