Ya hay vuelos directos entre China y Taiwán

_45297572_081215_vuelos_203b.jpg

China y Taiwán han iniciado el lunes, por primera vez en casi 60 años, los vuelos directos diarios y los envíos por barco entre ambas partes.
Están separados por un estrecho de sólo 160 kilómetros de ancho.
Pero, debido a las tensas relaciones entre los otrora rivales, los vuelos y las rutas marítimas tenían que tomar desvíos a través de terceros países o territorios, usualmente Hong Kong o Japón, para llegar a sus destinos.
A partir de este lunes, los aviones de pasajeros desde Taiwán y China podrán finalmente volar en forma directa a las ciudades de ambas partes de forma diaria.
Los aviones y los barcos de cargo tampoco tendrán que desviarse de sus rutas.
La habilitación de los espacios aéreos y de las aguas jurisdiccionales no sólo reducirá el tiempo de viaje y de transporte, sino que también recortará los costos entre dos socios comerciales claves que están sufriendo la crisis económica mundial.
Bajo los acuerdos históricos firmados en noviembre, el número de vuelos comerciales se incrementará a un máximo de 108 por semana empezando este lunes, cifra muy superior a la previa de 36.
Y el número de destinos aumentará considerablemente.
Estas conexiones directas se hicieron posibles luego de que Taiwán eligiera un nuevo presidente en mayo: Ma Ying-jeou.
A diferencia de su predecesor, Ma no aboga por la independencia de Taiwán, y prefiere centrarse en mejorar las relaciones con China, como una manera de revivir la débil economía y de construir una relación pacífica y segura en el largo plazo.
China se había negado a negociar con el anterior presidente taiwanés, Chen Shui-bian, porque defendía la independencia de la isla que Pekín considera como propia.
Los taiwaneses que apoyan una relación más distendida con China ven el levantamiento de las restricciones en el transporte como un paso positivo hacia la finalización de décadas de hostilidades.
Los críticos, sin embargo, temen que Taiwán se torne económicamente dependiente de China y que pierda su soberanía.
Algunos de ellos participaron en protestas violentas en noviembre.
Ambas partes se habían separado en 1949, cuando los comunistas de Mao Tse Tung ganaron la guerra civil y Chiang Kai-shek huyó a Taiwán.
Pero, en la histórica visita de negociadores taiwaneses a China el mes pasado, firmaron varios acuerdos económicos y de transporte para facilitar las relaciones y poner fin a las hostilidades.
Taiwán tiene un gobierno autónomo y cuenta con el reconocimiento diplomático de varios estados.
China la considera una provincia disidente y reclama soberanía sobre Taiwán desde 1949.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.